El Periódico

DIVISIONES EN EL REINO UNIDO

Guerra civil en los 'tories' por el 'Brexit'

La dimisión del ministro de Trabajo y Pensiones británico destapa las divergencias entre los conservadores sobre la política de austeridad del Gobierno de Cameron

Guerra civil en los 'tories' por el 'Brexit'

AFP

Cameron (derecha) escucha al secretario de Estado de Trabajo y Pensiones, Stephen Crabb, en la Cámara de los Comunes, en Londres, este lunes.

Begoña Arce Begoña Arce LONDRES

Lunes, 21 de marzo del 2016 - 20:15 CET

A tres meses del referéndum de la Unión Europea, David Cameron trata de atajar el rebrote en la guerra interna que se libra en el Partido Conservador. “La peor crisis de los conservadores desde hace decenios”, según el 'Daily Telegraph', el diario 'tory' por excelencia. La dimisión sorpresa en la noche del viernes del ministro de Trabajo y Pensiones, Ian Ducan Smith, ha desembocado en un intercambio público de recriminaciones y acusaciones entre los 'tories' enfrentados entre sí. La permanencia o no en Europa ya dividía profundamente a los conservadores, pero ahora es también la política de austeridad, que viene imponiendo el Gobierno desde hace seis años, la que ha provocado la nueva disputa interna.

El ministro de Finanzas, George Osborne, anunció el miércoles nuevos recortes presupuestarios que afectaban a las ayudas por invalidez. Ducan Smith calificó la medida de “profundamente injusta” y dos días más tarde presentó la dimisión de la cartera ministerial que ocupaba desde el 2010. El domingo, en los platós de televisión, arremetió contra Cameron y Osborne, advirtiendo que la motivación de los recortes era política y el Gobierno se arriesgaba a dividir a la sociedad.

El ultraconservador Ducan Smith echó mano del lenguaje de la oposición laborista para acusar a Osborne -con quien nunca se entendió bien- de golpear a los más pobres y favorecer a los que tienen posiciones más desahogadas. Finalmente, el Gobierno cedió y retiró el controvertido plan de recortes en las ayudas por minusvalías por un valor de 4.000 millones de libras, cantidad que sin embargo deberá ahora ahorrar de otros presupuestos, o quizás aumentando los impuestos.

ELOGIO Y DEFENSA

Cameron, que debía acudir este lunes por la tarde al Parlamento para explicar el acuerdo sobre los refugiados, firmado entre la UE y Turquía, aprovechó la ocasión para defender la política económica del Gobierno y tratar de apaciguar los ánimos. Elogió cortésmente a Duncan Smith, que “ha contribuido enormemente al trabajo de este Gobierno”, y defendió a Osborne, ausente en la Cámara de los Comunes, por “haber transformado la economía”.

Las nuevas divergencias entre los conservadores y la vergüenza de tener que rectificar los presupuestos presentados hace apenas unos días hacen tambalearse al ministro de Finanzas, favorito junto a Boris Johnson a la sucesión de Cameron. “Esta vez la situación es seria para el 'Chancellor'”, advertía Larry Elliott, editorialista del diario 'The Guardian'.

DIFERENCIAS DESMENTIDAS

El primer ministro desmintió diferencias con Osborne -al que según 'The Times' culpaba en privado por no haber sabido manejar la crisis- ratificando públicamente su “plena confianza” en él. Los laboristas pidieron en cambió la dimisión de quien presentó un presupuesto “caótico”.

¿Es la justicia social la que movió a dimitir al ultraconservador Duncan Smith, uno de los líderes del 'Brexit', o su deseo de hacer el mayor daño posible a los que abogan por la permanencia en la UE? La coincidencia de la 'espantada' con la campaña del referéndum alimenta las sospechas sobre sus motivaciones. “Es importante para Cameron que Osborne sea percibido como alguien creíble en lo que al plan económico se refiere”, explicaba Larry Elliott. “En caso contrario se arriesga a no ser tomado seriamente, cuando trate de alertar sobre los peligros de un 'Brexit'”.

Neymar está trabajando intensamente en el gimnasio para seguir ganando masa muscular y convertirse así en un jugador mucho más fuerte físicamente. Su esfuerzo le está dando resultados

'Deportes Cuatro' mostró íntegra la reacción de Cristiano Ronaldo, enfadadísimo por el cambio de Zidane. No tiene desperdicio