El Periódico

Cameron y Juncker entran de lleno en la negociación para evitar el 'Brexit'

El diálogo se intensifica con el objetivo de presentar un borrador a los gobiernos

Cameron y Juncker entran de lleno en la negociación para evitar el 'Brexit'

AP/ Virginia Mayo

David Cameron y Jean-Claude Juncker, en Bruselas.

Viernes, 29 de enero del 2016 - 19:13 CET

Toda negociación que se precie tiene sus tiempos y la hora de sellar un acuerdo entre Londres y Bruselas, que evite la salida de Reino Unido de la Unión Europea, todavía no ha llegado. Las discusiones, no obstante, se aceleran. La reunión entre el primer ministro británico, David Cameron, y el jefe del Ejecutivo europeo, Jean-Claude Juncker, este viernes en Bruselas se saldaba con mensajes que confirman que Londres dará batalla hasta el final. Pero fue sido una reunión pero constructiva y el trabajo continuará durante el fin de semana, explican fuentes comunitarias sobre el resultado del encuentro.

Ni Juncker ni Cameron quisieron hablar tras la comida de trabajo celebrada en la sede de la Comisión Europea, pero el primer ministro conservador británico sí dejaba su valoración ante diversos medios de comunicación de su país. "Hemos hecho progresos. No son suficientes. Va a ser difícil, esgrimió durante una breve entrevista concedida a la cadena Skynews. Ahora tenemos una propuesta sobre la mesa. No es lo suficientemente buena. Necesita más trabajo pero estamos progresando", señaló en la cadena BBC sobre unas negociaciones destinadas a redefinir el encaje de Reino Unido en la UE y que culminarán, según ha prometido, con un referéndum sobre la permanencia antes de que termine el 2017.

El asunto más espinoso sigue siendo el capítulo sobre los beneficios sociales para los trabajadores extranjeros. Cameron, que canceló un viaje oficial a Suecia y Dinamarca para negociar en Bruselas, quiere impedir que los inmigrantes puedan tener acceso a las ayudas sociales durante sus primeros cuatro años de residencia en el Reino Unido lo que ha generado una enorme controversia y oposición en la UE porque pondría trabas a un derecho tan básico como es la libre circulación de trabajadores.

"Freno de emergencia"

Entre las ideas lanzadas por Bruselas para salvar distancias figura el llamado "freno de emergencia", un mecanismo que podría ser activado por una mayoría de estados miembros y que permitiría Londres y a otras capitales limitar los subsidios si justifican que el sistema de bienestar está desbordado y en peligro. La idea, de momento, no le ha bastado a Londres porque no sería automático, sino que requeriría del visto bueno de una mayoría de socios europeos. Cameron ya ha dicho que solo aceptará un pacto si es lo suficientemente bueno y responde a las preocupaciones de los británicos. De lo contrario, lo rechazará.

A la reunión entre Juncker y Cameron también asistió el secretario general del Consejo, Jeppe Tranholm-Mikkelsen, coordinador de las negociaciones entre los estados miembros, prueba del estrecho contacto entre las instituciones. Y es que la próxima cita negociadora de calado tendrá lugar este mismo domingo en Downing Street. A la sede del Gobierno británico acudirá el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que aspira a desbloquear la negociación, ultimar un borrador de propuesta que previsiblemente circulará entre las capitales europeas el lunes, con tiempo para que los sherpas -los negociadores de los Veintiocho- negocien antes del Consejo Europeo del 18 y 19 de febrero.

Creo que hay posibilidades de llegar a un acuerdo pero dependerá de la buena voluntad de ambas partes, opina el presidente de la Eurocámara, Martin Schulz, que también recibió este viernes a Cameron. El socialista alemán es consciente de que las discusiones han entrado en una fase decisiva. "Soy optimista", asegura.