• Miércoles 17 septiembre 2014, 09:27 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión

Cambios en una monarquía europea

Beatriz de Holanda se jubila

La reina, de 75 años, abdica en favor de su hijo Guillermo para promover el relevo generacional

La monarca abandonará el trono el 30 de abril con el aprecio ciudadano después de 33 años

Martes, 29 de enero del 2013 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto
EL PERIÓDICO
AMSTERDAM

El 30 de abril de 1980, la reina Beatriz de Holanda asumió el trono que le cedió con 71 años su madre Juliana. El 30 de abril de este 2013, Beatriz, con la misma naturalidad, cederá la corona a su hijo Guillermo, según anunció ayer ella misma en un breve discurso televisado a su país. Beatriz, que cumplirá el jueves 75 años, dijo sentir que le ha llegado la hora de la jubilación: «La responsabilidad sobre nuestro país debe recaer en las manos de nuevas generaciones», destacó.

Edición Impresa

Edición Impresa

Versión en .PDF

Información publicada en la página 10 de la sección de Mundo de la edición impresa del día 29 de enero de 2013 VER ARCHIVO (.PDF)

La monarca argumentó que, después de 33 años, ahora es «un buen momento» para dar paso a su hijo, el príncipe Guillermo, de 45, quien se convertirá en el primer rey varón de Holanda desde finales del siglo XIX, desde Guillermo III. La reina y el heredero comparten, respectivamente, generación con el rey Juan Carlos y el príncipe Felipe de España.

Aunque los rumores de la abdicación han sido recurrentes en Holanda, el anuncio de Beatriz cogió por sorpresa al país, al que indicó que no piensa desaparecer de la vida pública. «Me siento orgullosa y feliz, ha sido un honor, pero este no es ningún final, os volveré a ver», dijo, consciente de contar con el aprecio y respeto de la ciudadanía.

Guillermo está casado desde el 2002 con la argentina Máxima Zorreguieta, con quien tiene tres hijas: Amalia (2003), la nueva princesa heredera, Alexia (2005) y Ariane (2007). «Estoy convencida de que están preparados para asumir esta responsabilidad», aseguró la reina. Una responsabilidad que es ceremonial, con escasos poderes.

ELEVADO INTERÉS EN ARGENTINA / La pareja es la más popular de la familia real holandesa, sobre todo gracias a la espontaneidad de Máxima, pese a que al ser hija de un ministro de la dictadura de Videla, el Parlamento holandés estuvo a punto, hace 11 años, de no dar su aprobación al matrimonio.

Argentina dio ya ayer amplia cobertura a la noticia. «Máxima será reina», titularon la mayoría de los diarios digitales argentinos, que parecieron tomar la abdicación como un hecho con incidencias nacionales. Máxima y su familia pasaron las últimas navidades en una lujosa mansión de la Patagonia.

El primer ministro holandés, el liberal Mark Rutte, destacó ayer el papel desempeñado durante años por la reina Beatriz, «un icono» para Holanda. Y aseguró que ve preparado al heredero Guillermo y a su esposa para hacerse cargo de sus tareas. «Estoy seguro de que el príncipe Guillermo Alejandro y la princesa Máxima cumplirán de forma exitosa sus nuevas funciones», dijo en una breve comparecencia tras el anuncio de abdicación por parte de la reina. Al heredero, recordó el primer ministro, le espera un cargo «importante y multifacético».

PRINCESA DE LA SONRISA / Conocida en su juventud como la 'princesa de la sonrisa', de Beatriz de Holanda se dice que cumple al milímetro su papel de reina, con una discreción y frialdad que en ocasiones le ha restado popularidad, pero que con los años ha compensado con una afabilidad que la ha acercado a su pueblo.

Los holandeses la han visto sufrir en los últimos años, primero por la muerte de su esposo, el príncipe Claus, y después por el trágico accidente que su segundo hijo, Friso, tuvo en febrero del 2012 mientras esquiaba en Austria. Aún hoy sigue en estado de coma, con daños cerebrales graves.

La discreción y la entereza han marcado su actitud ante los momentos de controversia a los que ha tenido que enfrentarse, empezando por su matrimonio en 1966 con el diplomático alemán Claus van Amsberg. Ese matrimonio fue rechazado inicialmente por los holandeses porque el prometido de la entonces princesa Beatriz militó en las Juventudes Hitlerianas antes de la segunda guerra mundial. Prueba de los recelos iniciales fueron los disturbios y la humareda de protesta el día de su boda. Con el tiempo, el príncipe Claus acabó siendo aceptado y querido por los holandeses.

Nacida en el palacio de Soestdijk de Baarm, de La Haya, el 31 de enero de 1938, Beatriz de Orange-Nassau recibió la educación propia de una princesa heredera, ya que ocupaba el segundo lugar en la línea de sucesión de su abuela, la reina Guillermina, después de su madre Juliana. Esta acabó por reinar durante 31 años. Beatriz la ganará por solo dos.

Noticias relacionadas

 
Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Internacional

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado

También en elPeriódico.com