El Periódico

ULTRADERECHA EN ALEMANIA

Alemania inicia la ilegalización del partido neonazi

El Tribunal Constitucional germánico estudia si puede prohibir la formación ultra con 5.200 militantes

La justicia fracasó en 2003 cuando se destapó que parte de la cúpula eran miembros infiltrados de los servicios de inteligencia

Alemania inicia la ilegalización del partido neonazi

AFP / MARIJAN MURAT

Tribunal alemán que debe pronunciarse sobre la ilegalización del Partido Nacionaldemócrata de Alemania (NPD).

Martes, 1 de marzo del 2016 - 20:01 CET

En Alemania aún hay neonazis. Hasta 71 años después de la caída del imperio ario comandado por Adolf Hitler, en el país todavía existen simpatizantes de su ideología e incluso un partido político, el Partido Nacionaldemócrata de Alemania (NPD), de orientación fascista y supremacista. La justicia alemana quiere poner punto y final a su existencia y por eso ha iniciado hoy el proceso para ilegalizar a la formación.

El Tribunal Constitucional de Karlsruhe, al suroeste del país, ha puesto en marcha así un largo y complejo camino en el que se intentará desmontar la organización por su vinculación con la célula terrorista Clandestinidad Nacionalsocialista (NSU) y por apología del nazismo. Durante el mes de marzo diversos responsables del partido se sentarán en el banquillo de los acusados en visitas orales después de que los 16 estados federados del país presentaran en 2013 una solicitud para declararlo anticonstitucional y fuera respaldado por el Bundesrat, el senado alemán.

La moción no fue secundada ni por el Bundestag (Parlamento) ni por el Gobierno liderado por la cancillera Angela Merkel. ¿Cómo se entiende entonces que los neonazis puedan seguir teniendo una representación política en la Alemania de 2016? A pesar de que la clase política alemana condena al partido, la decisión de muchos de no unirse a la querella se entiende por su oposición a una ilegalización que creen que dificultaría seguir sus actividades. “Es un proceso extremadamente complicado. Quizás con la ilegalización sería más difícil seguir los pasos de un grupo clandestino”, señala Xavier Casals, doctor en historia contemporánea y especialista en la ultraderecha.

VICTORIA NAZI EN 2003

El gesto de Berlín también puede entenderse como una manera de evitar la humillación sufrida en el año 2003. En ese caso el proceso de ilegalización del NPD fracasó después que se descubriese que al menos 30 de los 200 miembros de la cúpula eran agentes de los servicios de inteligencia infiltrados. La sospecha de que estos podrían haber incitado los actos violentos para facilitar la ilegalización tumbó el proceso. “Si pedimos la ilegalización del NPD y fracasamos el Estado termina dando la sensación de ser impotente”, alertó en 2011 el presidente de la comisión parlamentaria para asuntos de Interior Wolfgang Bosbach.

El caso podría volver a hundirse por el mismo motivo que en 2003. Según Peter Richter, el abogado defensor del NPD, en estos próximos días “habrá sorpresas bomba”, lo que apunta a posibles nuevas incriminaciones contra el ministerio del Interior. Por su lado, los ministros de los lander han insistido en que sus pruebas no están contaminadas y se han mostrado optimistas con la prohibición definitiva del partido.

En su informe de 250 páginas, el Bundesrat alerta también que, al haber obtenido representación regional con cinco escaños en el land de Mecklemburgo-Pomerania Occidental, el partido tiene derecho a recibir hasta 1,4 millones de euros en subvenciones públicas. Aunque la formación se presenta a la ciudadanía como una “fuerza patriótica” su discurso emana de un profundo sentimiento racista, antisemita y revisionista, como ha reiterado en los últimos años la policía. “Son iguales a las doctrinas del nacionalsocialismo alemán histórico”, reza el documento.

El NPD ha perdido apoyo en las elecciones nacionales durante los últimos cinco años. El partido no tiene representación parlamentaria desde su creación en 1965. A pesar de eso, en las elecciones europeas del 2014 recogió su mejor logró al obtener el primer eurodiputado de su historia. La formación neonazi cuenta actualmente con unos 5.200 militantes. De lograrlo, se convertirá en el primer partido ilegalizado desde el NSDAP de Hitler en 1956.

TEMAS

El presidente del FC Barcelona repasa los temas candentes de la actualidad del Barça en una rueda de prensa sin límite de tiempo y preguntas

Samuel Umtiti, protagonista de nuestra portada de hoy