Secuelas DE LA MASACRE DE MÉXICO

Roce entre Ecuador y Honduras por la matanza de emigrantes

Tegucigalpa critica que Correa revelara que hubo un segundo superviviente

Viernes, 3 de septiembre - 00:00h.

El eco de los disparos que hace 12 días mataron a 72 emigrantes en un rancho de Tamaulipas resonó ayer en toda Latinoamérica. El superviviente ecuatoriano advirtió por televisión a los sin papeles de que no traten de ir a EEUU, porque «hay muchos malos que no dejan pasar y Los Zetas están matando a mucha gente». Y Honduras, que recibió 16 cadáveres, calificó de irresponsable al presidente de Ecuador, Rafael Correa, por revelar la existencia de otro superviviente y, según México, testigo «relevante» de la matanza.

Correa se fue de la lengua al anunciar que Freddy Lala, que escapó herido del rancho de Tamaulipas y alertó a los militares, ya se encontraba «seguro en el país». El presidente ecuatoriano añadió: «Nos cuenta que hubo otro sobreviviente, un hondureño». México y Honduras tuvieron que confirmar entonces ese extremo, mantenido en secreto por miedo a la capacidad de acción y venganza de Los Zetas.

«IRRESPONSABILIDAD» / El ministro de Exteriores hondureño, Mario Canahuati, lamentó la «irresponsabilidad» de Correa y señaló: «Un alto dignatario debería darse cuenta de cuándo debe hablar y cuándo sus palabras ponen en riesgo la vida de las personas». Ecuador tachó de «inaceptables» esas declaraciones y las achacó a que no reconoce la legitimidad del Gobierno hondureño desde el golpe de Estado que el año pasado derrocó a Manuel Zelaya. El conflicto diplomático estaba servido.

No acabaron los avatares ni de los supervivientes ni de las víctimas de la matanza de Tamaulipas. El camión que trasladó hasta la ciudad de México los otros 56 cadáveres chocó con dos vehículos y atropelló a una joven cerca del servicio forense. La policía obligó al conductor a dar un giro brusco para evitar a cámaras y periodistas.