ESPIRAL DE VIOLENCIA

Los narcos matan a 10 policías en México en una emboscada

Martes, 15 de junio - 00:00h.

Los cárteles de la droga no dudan en atacar a los policías que no se avienen a serles fieles en medio de la corrupción y la narcoguerra. Ayer, los sicarios del narcotráfico tendieron una emboscada en la carretera, junto a la ciudad de Zitácuaro, en el estado de Michoacán, a un grupo de policías que regresaba a la ciudad de México. Al menos 10 agentes murieron y 15 resultaron heridos en medio de un enfrentamiento que se prolongó durante varios kilómetros y tras el que los atacantes pudieron huir llevándose a sus compañeros muertos y heridos.

Previamente, los sicarios atravesaron en la carretera camiones robados y taparon las salidas este y oeste de Zitácuaro, para esperar el paso del convoy policial, atacarlo y retrasar la llegada de refuerzos policiales y del Ejército, que solo hallaron un reguero de cadáveres y heridos, todos uniformados. La emboscada ocurrió por la mañana (por la tarde en España) y ni las autoridades del estado ni las federales tenían horas después un informe fiable de lo sucedido en la zona conocida como Lengua de Vaca. Ni siquiera pudieron concretar las cifras de víctimas de la balacera.

Mientras los heridos eran trasladados a hospitales de la misma Zitácuaro y de Morelia, capital de Michoacán, se registraron otros dos tiroteos, uno en una zona céntrica y otro en la periferia de la ciudad, colapsada por los narcos. Los soldados acordonaron los lugares de los enfrentamientos, lo que impidió a las autoridades locales reunir y difundir más información. Fuera de los ámbitos oficiales, todos atribuían la emboscada al cártel La Familia Michoacana, que ya el año pasado atacó distintos cuarteles de la policía y decapitó a 12 policías secuestrados.

BAJO CONTROL MILITAR / Michoacán, de donde es originario el presidente mexicano, fue el primer estado que Felipe Calderón puso bajo control militar al declarar la guerra a los cárteles de la droga apenas asumió el poder en diciembre del 2006. En medio de una espiral de violencia, el número de muertos supera ya los 23.000. También ayer, 18 reos del penal de Mazatlán, en el estado de Sinaloa, murieron y dos policías resultaron heridos en el tiroteo que siguió a un intento de fuga de los sicarios del grupo Los Zetas allí recluidos.