• Viernes 22 agosto 2014, 19:35 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión
Ignacio Escolar

Estrategias oblicuas

Ignacio Escolar

Periodista

Hay opiniones que no son respetables

Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Domingo, 11 de noviembre del 2012 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Una obviedad que conviene dejar clara: contra el dicho popular, no todas las opiniones son respetables. No es respetable el racismo ni el machismo ni el fascismo¿ Por educado y cortés que se sea en las formas, no merece respeto alguno quien argumente que la mujer es inferior y tiene menos derechos que el hombre, o que la esclavitud debería estar permitida. Opiniones así afortunadamente son hoy minoritarias y marginales, pero no lo fueron en otros tiempos. La civilización y la democracia consisten en parte en eso: en dejar atrás discriminaciones que en su momento fueron de lo más honorables para poner los derechos humanos y la libertad por encima de abusos y supersticiones con varios siglos de historia.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, atiende a la prensa, el pasado octubre en Madrid. Zipi | EFE

Edición Impresa

Edición Impresa

Versión en .PDF

Información publicada en la página 20 de la sección de Opinión de la edición impresa del día 11 de noviembre de 2012 VER ARCHIVO (.PDF)

Decir que un homosexual tiene menos derechos que un heterosexual tampoco es una opinión respetable. No debería serlo, no deberíamos tolerarlo, por mucho que haya una larga tradición al respecto y que incluso hoy sean minoría los países que no discriminan a sus ciudadanos por su orientación sexual. La homofobia, como el racismo o el machismo, no es aceptable en ningún caso: tanto cuando se trata de ejemplos evidentes hoy superados -como esa ley de vagos y maleantes que encarcelaba a los homosexuales- como cuando son discriminaciones más sutiles, como negar su derecho a formar una familia. Quienes argumentan que no están en contra de que los homosexuales se casen, pero que no lo llamen matrimonio, no están planteando un inocente debate semántico. Tras la palabra está el derecho: a la adopción, a la pensión de viudedad en caso de fallecimiento o a la herencia. Quieren arrebatar la palabra porque tras ella ha llegado la verdadera igualdad para estas parejas. Por eso fue tan importante la legalización del matrimonio homosexual, por eso ha sido tan necesaria la sentencia del Constitucional, aunque haya tardado siete años. Y por eso es indignante oír a todo un ministro del Interior asegurar que la sentencia no le hace cambiar su rechazo a esta ley y su oposición frontal a que los homosexuales puedan adoptar.

Gesto a la galería

Tras las palabras de Jorge Fernández -o las de los obispos, que se comportan como si el matrimonio civil fuese también suyo- no hay una opinión respetable. No es tolerable la discriminación ni tampoco la hipocresía, esa tradición que consiste en tolerar la homosexualidad pero sin que se vea mucho; los homosexuales han adoptado y dado a luz a hijos desde mucho antes de que se reconociesen sus derechos. Y si el ministro quiere ser coherente, no vale con quejarse de que la sentencia no le gusta; ese gesto para la galería. Si está incómodo con la Constitución, que dimita. Él está ahí para que se cumpla.

Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado

También en elPeriódico.com