El Periódico

DIRECTO Sigue al minuto todos los actos previstos en el Día de la Constitución

CLAN ENFRENTADO

Los Sánchez Vicario se pelean en el tanatorio

La madre, Marisa Vicario, se desmaya tras el forcejeo entre Javier Sánchez Vicario y el marido de Arantxa, Josep Santacana

Los Sánchez Vicario se pelean en el tanatorio

GTRES / KBCN

Arantxa Sánchez Vicario y su marido, Josep Santacana (izquierda), salen del tanatorio de Les Corts en Barcelona tras la trifulca con su familia, la tarde de este viernes. 

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Viernes, 26 de febrero del 2016 - 20:29 CET

Quien pensara que la relación entre Arantxa Sánchez Vicario y el resto de su familia podía ir a mejor después de que la extenista viajara la semana pasada desde Miami, donde vive, a Barcelona para despedirse de su padre, Emilio Sánchez hospitalizado en la clínica Quirón, se equivocaba.

Quien pensara que se había iniciado el deshielo entre la exnúmero uno del mundo y sus hermanos después de que Arantxa y su madre, Marisa Vicario, hubieran cruzado unas breves palabras en el vestíbulo del centro médico el viernes pasado, se equivocaba. Y eso que Vicario había valorado positivamente el gesto de su hija: "Ha sido muy importante que Arantxa haya venido a ver a su padre en sus últimos momentos", dijo tras el fugaz encuentro.

Quien pensara que el acuerdo extrajudicial al que llegó en verano del 2015 con sus padres por el que retiraba la querella por arruinarla, a cambio, entre otras concesiones, de dos casas, también se equivocaba. De cabo a rabo.

Ni la muerte del patriarca, acaecida la madrugada del jueves a los 83 años y que cogió a Arantxa Sánchez Vicario en Estados Unidos, ha servido para cerrar unas cicatrices profundas. Al contrario. Esta tarde se ha vivido una desagradable trifulca entre los miembros del clan que ha añadido más dolor si cabe al propio por la desaparición de un ser querido.

LA MADRE, ATENDIDA POR UN EQUIPO MÉDICO

La extenista ha acudido la tarde de este viernes al tanatorio de Les Corts para estar en el velatorio de su padre, que padecía alzhéimer y llevaba casi dos meses ingresado hasta que falleció por un fallo multiorgánico. Hasta allí se ha desplazado con su marido, Josep Santacana.

Cuando han querido acceder a la sala donde estaba el cuerpo de Emilio Sánchez, Javier Sánchez Vicario ha impedido entrar a Santacana. Ambos se han encarado, han protagonizado un forcejeo, Arantxa ha defendido a su pareja y Marisa Vicario, superada por la tensión del momento, se ha desmayado y ha tenido que ser atendida allí mismo por un equipo médico.

"MIS HERMANOS ME HAN VETADO. NO QUIERO ESPECTÁCULOS"

Arantxa y su marido han estado apenas 20 minutos y han tenido que irse. A la salida, la exjugadora ha declarado a Europa Press: "Mis hermanos me han vetado. No quiero espectáculos". Tras la pelea de esta tarde, se puede esperar cualquier cosa del funeral de mañana, previsto para el mediodía en el tanatorio de Les Corts.

El de hoy es un nuevo y lamentable episodio que añadir a una relación envenenada entre Arantxa y el resto de su familia desde que se casó en el 2008 con Santacana, ya que sus padres no querían ver ni en pintura al empresario, con el que tiene dos hijos. Después, en el 2012, la extenista desveló en el libro 'Arantxa ¡Vamos! Memorias de una lucha, una vida y una mujer' que su padre la había arruinado gestionando su fortuna y que le había dejado con deudas con Hacienda.