El Periódico

el día del mensajero

La oficina sale a repartir

El último lunes de cada mes, el personal de administración de varias compañías de transporte urgente sale a la calle con los repartidores para conocer de primera mano el proceso de entrega

La oficina sale a repartir

TWITTER

Imágen compartida en las redes sociales por trabajadores de la compañía ASM.

LUIS BENAVIDES / BARCELONA

Lunes, 24 de abril del 2017 - 12:11 CEST

Como en el programa de televisión ‘El jefe infiltrado’, pero sin pelucas ni cámara oculta. Durante el Día del Mensajero, los trabajadores de oficinas de compañías de transporte urgente como ASM y GLS salen a la calle con los repartidores para familiarizarse con el proceso de entrega y vivir en primera persona todo tipo de situaciones que se pueden producir. La jornada empieza sobre las seis de la mañana, con un buen desayuno para cargar las pilas. Y a primerísima hora también se han publicado los primeros tuits con el hashtag #díadelmensajero, que enseguida se ha convertido en ‘trending topic‘ en España.

La jornada sirve para poner cara a los 'héroes' en la sombra de las ventas por internet, un sector al alza dominado en España por el gigante Amazon y grandes almacenes como El Corte Inglés y Media Markt. El trabajo de los mensajeros es fundamental en el desarrollo del sector.

El Día del Mensajero, que se celebra el último lunes de cada mes, es una fuente inagotable de anécdotas, de tuits curiosos. Cada día puede ser una aventura: tráfico denso, caseríos de difícil acceso, perros que enseñan los dientes...

“Esta iniciativa se puso en marcha en el 2014 desde el equipo directivo de ASM como parte de su plan de acción para conocer en primera persona el trabajo de los mensajeros, con el objetivo de estar cada vez más cerca de ello y que estos se vean realmente involucrados en la compañía a todos los niveles", explican fuentes de la empresa. "Con las últimas tres ediciones hemos sido 'trending topic'. A lo largo del día recibimos bastantes tuits y fotos sobre la experiencia, las rutas, las entregas y anécdotas compartidas entre mensajeros y directivos", añaden.