El Periódico

Venta entradas Los Secretos cabecera

LA IGLESIA SE PONE AL DÍA

Confesor Go busca el cura más cercano para perdonar pecados

En lugar de Pokémon esta aplicación geolocaliza sacerdotes para redimir culpas en parques y plazas de España

Un centenar de sacerdotes están geolocalizables para perdonar tus pecados en la 'app' Confesor Go.

YOUTUBE / CONFESOR GO

Un centenar de sacerdotes están geolocalizables para perdonar tus pecados en la 'app' Confesor Go.

Viernes, 9 de diciembre del 2016 - 10:08 CET

Confesor Go es la nueva aplicación para católicos que quieran ser perdonados. Basada en la geolocalización, pone a disposición del creyente, en tiempo real, una nutrida red de un centenar de sacerdotes repartidos por toda España que estarán dispuestos a oír confesiones y expiar culpas. Aunque en el 2011 el Vaticano advertía de que eso de confesarse con el iPhone era una paparruchada, pues "ningún programa informático podría sustituir el sacramento de la reconciliación", en estos años varias aplicaciones, también en Android, han llegado para apaciguar las conciencias religiosas. Tan solo hace unas semanas que se avanzó que se estaba ultimando 'Catholic App', un 'tinder' para fieles 'millenials' y turistas a los que les coge fuera del terruño la necesidad imperiosa de arrepentirse de algo.

Si esta 'app' mostrará la lista de iglesias próximas al usuario (con mapa, distancia, tiempo que se tarda en llegar, horario de las misas), Confesor Go ofrece la posibilidad de contactar directamente con el cura más cercano disponible y, además, elegir un espacio público como parques y plazas donde confesar, dejando atrás aquello de la celosía y el "Ave María, Purísima. Sin pecado concebida". Si Mahoma no va a la montaña...

"Porque cuando un sacerdote estime que existe causa justa para ponerse a confesar en espacios públicos abiertos, Confesor Go también estará informando de su ubicación exacta, en tiempo real", explica el vídeo promocional, que subraya: "Qué bien están esas aplicaciones que nos hacen más fácil la vida. Especialmente esas que nos ayudan a encontrar lo que necesitamos en cada momento".

SACERDOTES Y OBISPOS

De momento hay un centenar de curas apuntados, pero en el mismo espot hacen un llamamiento a todos los religiosos que quieran participar en Confesor Go (el listado de participantes-notarios aparece aquí).

La búsqueda puede hacerse "por provincia" o "por cercanía". Al tocar sobre cada ubicación aparecen los siguientes datos: nombre del sacerdote, año de nacimiento, año de ordenación y dirección del lugar en el que el sacerdote está confesando. Si el sacerdote está confesando en un lugar público abierto, también se mostrará una fotografía del sacerdote. Al tocar sobre el nombre del sacerdote, sobre la dirección o sobre el icono, se puede obtener la distancia que separa al usuario del confesor, así como la ruta más corta para llegar hasta el lugar seleccionado.

Confesor GO tiene cobertura en todos los países del mundo en los que haya algún sacerdote dispuesto para escuchar confesiones y esté asociado activamente a esta aplicación. Esta versión tiene cobertura exclusivamente en España.

Tan solo un día después de su lanzamiento -el mismo día 8 de diciembre, festividad de la Inmaculada Concepción- la 'app' supera las 4.000 descargas, que son gratuitas en la tienda de Google Play, en App Store y en el Market Place de Windows.

DISPONIBLES PARA TODO EL MUNDO

El impulsor de este proyecto es el sacerdote Ricardo Latorre. Además de los sacerdotes asociados, también hay varios obispos, como el de San Sebastián, José Ignacio Munilla. "Uno de los deseos que tenía es que los sacerdotes salgamos más a la calle, que nos animemos a estar disponibles para la gente, por su puesto en la Iglesia, pero no solo, también en otros espacios que para determinadas personas son más accesibles, porque hay gente que ha perdido la costumbre, que parece que le cuesta entrar en la iglesia porque hace muchos años que no va", ha explicado Latorre a la agencia Europa Press.

Latorre apunta de que se trata de estar "a mano" de la gente, para que una persona que ha salido a correr al parque o a que le dé el aire pueda pedir perdón por sus pecados allí mismo si lo necesita. Además, dice, puede ser útil para los jóvenes, porque para ellos "lo que no está en su móvil no existe".

Alberto Diéguez, religioso de una parroquia de Ourense que también participa en el proyecto, cree que el "cura tiene que estar en el móvil". De hecho, él es una persona muy activa en Facebook y Twitter.

Competición se había olvidado de la quinta cartulina amarilla del argentino por un error de transcripción