El Periódico

BUZÓN CIUDADANO

Una valla para que los niños jueguen tranquilos

Los perros suelen molestar a los pequeños que se divierten en uno de los arenales de los Jardins de Massana, en Sant Andreu, y a menudo se encuentran sus excrementos

Una valla para que los niños jueguen tranquilos

RICARD FADRIQUE

La zona de juegos infantiles de los Jardins de Massana.

El lector Maurici Capdet, vecino del barrio del Congrés, escribía una carta a ENTRE TODOS donde denunciaba que la zona de juegos pública donde suele ir con sus hijos es frecuentada por perros, y pedía una valla que la proteja.

GERARD OLIVER / BARCELONA

Viernes, 19 de mayo del 2017 - 18:24 CEST

En el barrio del Congrés, en el distrito de Sant Andreu, se encuentra un tranquilo espacio de descanso y recreo conocido como Jardins de Massana. Se trata de una pequeña isla interior donde los vecinos suelen pasear o reposar, mientras los más pequeños se entretienen en las dos áreas infantiles de los jardines: dos arenales con toboganes, columpios y demás equipamientos. El primero, destinado a los niños y niñas de menor edad, está rodeado por una valla de madera, pero el segundo, para mayores de 6 años, no ofrece ninguna protección. Esta carencia se convierte en invitación para muchos perros que, atraídos por la arena y los juegos, irrumpen en el área y comprometen la higiene y la seguridad del espacio.

Maurici Capdet, vecino de la zona que suele bajar a los Jardins de Massana a jugar con sus dos hijos, echa mucho en falta una valla. “Hace un año renovaron el espacio, pero no lo aprovecharon para añadir esta protección tan necesaria”, explica. Para Maurici, que el área infantil no esté vallada causa dos problemas. El primero, los perros que entran al arenal suelen usarlo para hacer sus necesidades. Y el segundo, que los animales compartan el mismo espacio que los niños conlleva un riesgo; “Hay perros peligrosos”, advierte.

Aunque este ingeniero informático de 43 años preferiría que no hiciera falta vallar el área, considera que por ahora no hay otra opción. “Si la gente fuera más cívica no sería necesaria ninguna barrera, pero muchas veces los dueños se desentienden de sus mascotas”, se lamenta. “Una vez, mis hijos y yo tuvimos que largarnos del área infantil porqué un perro se había encaprichado con nuestra pelota y nadie le llamaba la atención”, recuerda.

Conocida la problemática, cabe preguntarse qué dice la normativa. ¿Debería esa área estar vallada? Fuentes del Ayuntamiento responden que no necesariamente. “En las zonas infantiles destinadas a niños a partir de 6 años, la ordenanza no obliga a poner ninguna barrera, a menos que haya una carretera cerca, cosa que no sucede en un lugar aislado del tráfico como son els Jardins de Massana”, informan.

Eso sí, las mismas fuentes advierten que desentenderse de los perros cerca de un área infantil es considerada una falta muy grave, sancionada con hasta 900 euros. La cuestión queda, pues, a cuenta de la responsabilidad de cada uno. Responsabilidad que, según Maurici, aún debe mejorar mucho.

El filial regresa a la División de Plata dos años después de perder la categoría