• Sábado 2 agosto 2014, 00:27 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión

La clave

La sanidad, para quien se la pague

Domingo, 30 de diciembre del 2012 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto
Enric Hernàndez Director

Determinar cuándo empezó todo no es tarea fácil. Tal vez fuera en 1999, cuando la Comunidad Valenciana, en manos del popular Eduardo Zaplana, cedió terreno público para que dos cajas de ahorros, dos constructoras y una aseguradora edificaran el hospital de Alzira, al que la Generalitat subcontrató la prestación de una diezmada sanidad pública.

El hospital de Alzira estaba llamado a rendir pingües beneficios a sus promotores, pero entró en quiebra y Zaplana acudió a su rescate, claro está, con el dinero de los contribuyentes valencianos. Lejos de enmendar tan craso error, el PP acabó exportando este modelo de privatización sanitaria a los centros de Torrevieja, Dènia, Manises, Valdemoro...

Simultáneamente a estos manejos, en el 2005 estalló el llamado caso Leganés. Basándose en denuncias anónimas, el Gobierno madrileño, bajo la égida de la también popular Esperanza Aguirre, acusó al jefe de urgencias del hospital de Leganés, el doctor Luis Montes, de suministrar dosis excesivas de sedantes a los pacientes terminales. Bautizado como Doctor Muerte, Montes fue destituido y acusado de una eutanasia masiva. La justicia lo exoneró, pero no fue restituido en el cargo. El sector médico denunció entonces que la maniobra del PP no perseguía limitar los cuidados paliativos, sino desprestigiar la sanidad pública.

Las operaciones de Alzira y Leganés han cristalizado en Madrid con la anunciada privatización de seis hospitales públicos y 27 ambulatorios, que ha levantado en armas al sector sanitario. Bajo el pretexto de la reducción del déficit, el ultraliberal Gobierno madrileño convierte un servicio público fundamental en lucrativo negocio con una convicción inconfesable: la sanidad, para quien pueda pagársela.

El silencio de Rajoy

Mariano Rajoy guardó el viernes silencio al ser preguntado por esta iniciativa madrileña. Quien calla, otorga. Ni la Carta Magna, en la que el PP se atrinchera, ni la igualdad entre los españoles, tan útil para torpedear la inmersión lingüística, tienen valor alguno cuando el bien a proteger es el derecho universal de los ciudadanos a tener una sanidad pública y de calidad.

Noticias relacionadas

 
Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Sociedad

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado

También en elPeriódico.com