El Periódico

Domingo, 23 de diciembre del 2012

Antes, cuando ignorábamos que los presidentes nos gobernaban por encima de sus posibilidades, era tradición que celebrasen con grandes fastos los aniversarios de su advenimiento. Autocomplacientes balances de gestión, actos multitudinarios y estruendosas fanfarrias jalonaban aquellas ceremonias de exaltación del Salvador. Era la edad de nuestra inocencia. Llegado el primer año de su coronación, Mariano Rajoy ha demostrado una loable prudencia al pasar de puntillas sobre el acontecimiento. Lo que constituye un implícito reconocimiento de que nada hay que celebrar, pues todos, el emperador y sus súbditos, hemos averiguado ya que este anda desnudo.

Estos doce meses de incumplimientos programáticos, de sistemática desarticulación del Estado del bienestar y de un incremento sin precedentes de la presión fiscal sobre todas las capas sociales salvo las grandes fortunas guardan no pocas semejanzas con el agónico final de mandato de Zapatero. Poco importan los quebrantos que las decisiones del Gobierno puedan infligir a la población; el único objetivo es ejecutar las directrices de la troika que en verdad rige nuestros destinos para evitar que esta oficialice la intervención que de facto ya padece la economía española. A Rajoy, como antes a Zapatero, solo le obsesiona que el rescate de España no se consume, aunque sea a costa de consumir los ánimos y el futuro de los españoles.

Y puede que Rajoy, fiel a la máxima de que quien resiste gana, vuelva a salirse con la suya. Ahora a Europa le inquieta más la resurrección del embalsamado Berlusconi que el devenir de una España que, mal que bien, va refinanciando su abultada deuda, aun a costa de sacrificios. Y a Angela Merkel, embutida ya en el traje de campaña electoral, lo último que le conviene es pedir a los alemanes que sufraguen un salvavidas financiero para los indolentes vecinos de Italia y España.

La reconversión bancaria

Mejor no impacientarse, porque el segundo año mariano no diferirá demasiado del primero: los contribuyentes seguiremos pagando la reconversión del sector financiero sin que sus próceres paguen por sus pecados. Y así, hasta el 2015.

El delantero Paco Alcácer concedió una amplia entrevista a SPORT donde habla de su adaptación, de su actual mala racha, de su ausencia en la selección y del tridente, entre otras cosas. Aquí os ofrecemos un extracto para abrir boca

El delantero del Real Madrid Cristiano Ronaldo está muy molesto por las críticas que ha recibido por su rendimiento en los primeros partidos de la temporada. No entiende que se le discuta y que algunos osaran dar por hecho que estaba acabado