Elecciones al Parlament

REFLEXIONES TRAS EL 25-N

Resultados preocupantes

"Al menos hay un elemento positivo: los electores han castigado a los partidos que no son claros y engañan a sus electores: CiU y PSC"

Martes, 27 de noviembre del 2012 - 19.36 h

Camacho, con un ramo de flores, junto a Dolors Montserrat, Jodi Cornet y Enric Millo.

Claro que los resultados de las elecciones para el Parlamento de Catalunya son preocupantes. Y lo son porque, aunque los separatistas no han conseguido lo que se habían propuesto, es decir, la "mayoría excepcional" de que hablaba el fracasado (este sí) Artur Mas, el panorama para las fuerzas políticas que defienden inequívocamente el régimen de la Constitución española (votada por el 91% de los catalanes hace ahora 34 años, que para una Constitución es un periodo de tiempo muy corto) no es demasiado alentador.

Sin embargo, los resultados de estas elecciones sí presentan, a mi juicio, un elemento muy positivo, y es que han crecido los partidos que han hablado claro, y han menguado los que han mantenido un discurso confuso y contrario a su propia tradición y a la imagen que los electores se habían formado de ellos.

Han subido Esquerra, Ciudadanos y el Partido Popular, cada uno con su discurso, pero que los electores entendían y reconocían como coherente con su trayectoria histórica y con los principios de los respectivos partidos.

Y han bajado escandalosamente CiU y el PSC. CiU ha bajado porque ha mantenido unas posiciones que nada tienen que ver con su trayectoria moderada y pactista de las últimas décadas; unas posiciones, las actuales, que muchos de sus electores tradicionales no pueden comprender. Dicho de otra manera, el que ha querido votar una opción radicalmente independentista en Catalunya siempre ha tenido la posibilidad de votar Esquerra. ¿Por qué iba a votar ahora un sucedáneo como CiU pudiendo votar al original?

Y el PSC ha bajado porque desde 1999, por lo menos, lleva una deriva nacionalista que poco o nada tiene que ver con lo que se espera de un partido que, hasta ahora, se asociaba con la izquierda moderada y con la concepción de una Catalunya cien por cien española.

Por eso, porque los electores han castigado --menos de los que creo que se merecen, pero bastante-- a los partidos que no son claros y que engañan a sus electores, me parece que las elecciones catalanas tienen, al menos, un elemento positivo.

http://esperanza.ppmadrid.es/

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario