Entradas para el concierto de Andrea Motis y Juan Chamorro con la Orquestra Nacional Clàssica d'Andorra

CAMPAÑA ELECTORAL

Independencia, la pesadilla del PP de Catalunya

El partido de Alicia Sánchez-Camacho presenta un vídeo en el que un ciudadano se ve obligado a cambiarse el apellido por no ser catalán

EL PERIÓDICO / Barcelona

Viernes, 9 de noviembre del 2012 - 20:49 CET

El Partido Popular de Catalunya (PPC) ha lanzado este viernes su nuevo vídeo para la campaña electoral con el lema “¿Pesadillas? El próximo día 25 acaba con ellas. Vota PP”. El anuncio político hace una simulación del que sería el primer día de una Catalunya independiente, en el que un ciudadano llamado Joan García acude al Registro Civil y le obligan a cambiarse el apellido por no ser catalán.

El vídeo, hecho por animación con sencillos dibujos animados, muestra al personaje esperando impacientemente que llegue su turno para ser atendido. Una funcionaria ficticia lo recibe, le saluda y le pregunta su nombre y apellidos. La mujer acepta el nombre de “Joan”, pero descarta el apellido “García” por no ser “muy catalán”, así que le propone al protagonista cambiarlo por “Garriga”, mucho más típico de la zona. Joan García, angustiado, pregunta a la funcionaria por lo qué dirá su mujer sobre el nuevo apellido, y la mujer replica: "No se preocupe, a ella también se lo cambiaremos. ¡Estamos construyendo un país!".

El espot del PP catalán abandona el formato de dibujos animados para convertir a Joan García, su personaje ficticio, en un hombre de carne y hueso, que se despierta gritando para comprobar que la escena ha sido fruto de una pesadilla. El vídeo termina con la frase “El día 25, acaba con la pesadilla”, instando al espectador a votar por el PPC el próximo día 25.

El FC Barcelona presentó este lunes por la mañana la equipación de cara a la temporada 2016-17. La camiseta, inspirada en la del 1992, ya está a la venta

Gerard Piqué publicó un enigmático tuit relativo a Christian Laettner suceptible de ser interpretado a los pocos minutos de que tanto Arbeloa como el Bernabéu se acordaran de él