Elecciones al Parlament

CAMINO DE LAS URNAS

Catalunya y futuro

"Los comunistas como yo no somos catalanistas de izquierdas, sino de izquierdas y catalanistas"

Viernes, 9 de noviembre del 2012 - 17.11 h

Dirigentes y candidatos de las próximas elecciones de las CUP, en Molins de Rei.

La situación económica, social y política que se da en Europa, especialmente en España y concretamente en Catalunya a inicios del siglo XXI, probablemente no se había producido nunca en la historia. Es por ello que el choque entre la burguesía social catalana y la oligarquía de Madrid se está convirtiendo en casi irreversible.

Las clases medias en proceso de depauperización se han movilizado para exigir un Estado propio que, más allá de las reivindicaciones económicas sociales y políticas, se ha convertido en clamor popular. Es en este marco que hay que entender cómo las fuerzas democráticas de la derecha catalana se han puesto al frente de estas reivindicaciones, para tener la hegemonía. La casa común del catalanismo ha sido la base ideológica de esta toma de posición.

Este enfrentamiento lleva a la ciudadanía catalana a decidir con quién queremos estar: si con los intereses de la oligarquía en Madrid, o bien, con los de la burguesía propia. Un dilema que no es el mejor para tomar decisiones, pero que pienso que esta vez hay que afrontar.

Agentes de transformación

La lucha de clases no entiende de territorios, pero, a veces estos pueden ser importantes para otras reivindicaciones que no podemos olvidar, como el hecho de compartir una lengua, una cultura o una historia. Los agentes de transformación siempre somos los humanos y nuestros objetivos. En el caso que nos ocupa, es la clase media como sujeto revolucionario la que es aprovechada por los intereses de la burguesía territorial. Quizá porque son conscientes de que un Estado propio puede propiciar más ganancias que continuar a remolque de las oligarquías centralistas.

Es desde esta óptica que, en mi opinión, los posicionamientos deben ser claros. La izquierda catalanista a la que pertenezco ha sido siempre federalista, ya que tenemos una visión universal del mundo. Es decir, son las clases populares, al margen de su nacionalidad, las que tienen que luchar por su liberación y, por ello, pensando críticamente, somos internacionalistas y interdependentistes. En la situación actual, por supuesto, somos partidarios del derecho a decidir, ya que el principio de autodeterminación de los pueblos es inalienable.

Los catalanes tenemos derecho a hacer un referendo para pronunciarnos sobre si queremos un Estado propio. Esto es un ejercicio de democracia social incuestionable. Debemos tener claro si queremos continuar siendo una nación sin Estado o una nación con Estado. Yo, desde la izquierda, estoy plenamente de acuerdo, siempre que la construcción de un nuevo Estado conlleve una nueva forma de hacer sociedad y política a través de una redistribución económica más equitativa.

Nuestro catalanismo es de izquierdas con conciencia de clase y de especie. Los comunistas como yo no somos catalanistas de izquierdas, sino de izquierdas y catalanistas. Es por este motivo que, en esta situación crítica, doy mi apoyo a las Candidatures d'Unitat Popular (CUP).

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario