El Periódico Sociedad

Concierto Beatles

Otro modo de aprender

La investigación sobre los emoticonos ha permitido a los alumnos trabajar la lengua, las matemáticas, el inglés y el diseño

El trabajo por proyectos y la innovación pedagógica están ya en la mayoría de colegios e institutos, dicen los expertos

Otro modo de aprender

DANNY CAMINAL

Cristina Manzanares (a la izquierda) y Salma Zian (centro), con la profesora María del Pilar Menoyo, delante del instituto Juan Manuel Zafra. 

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

Domingo, 19 de junio del 2016 - 11:37 CEST

Cuando el pasado septiembre, al empezar segundo de ESO, vieron que tenían la posibilidad de apuntarse a una materia optativa llamada Zafra Investigadora, Salma Zian y Cristina Manzanares no dudaron en formar equipo. Cristina se mueve por las redes e internet con una habilidad asombrosa y Salma, una chica de notas brillantes, es rápida e intuitiva. Ambas tienen un punto de timidez, muy propio de la adolescencia, pero en cuanto se les pregunta por su proyecto sobre el Whastapp y los emoticonos, se sueltan a hablar. "La verdad es que han resultado ser un gran tándem", sonríe María Pilar Menoyo, profesora de Matemáticas y coordinadora del programa que el instituto Juan Manuel Zafra de Barcelona, ofrece desde hace ya unos años a su alumnos. La asignatura, si es que se le puede llamar asignatura, ha acabado resultando apasionante, confiesan las chicas.

Lo que han hecho las alumnas del Zafra ha sido un trabajo por proyectos en toda regla. Han trabajado el lenguaje (en su caso el catalán), la estadística y las matemáticas, han buscado información en inglés y han elaborado el diseño de los contenidos y la presentación de los resultados. "Y además, cuando fuimos a la Real Academia de la Lengua para recoger el premio, nos tocó hacer una exposición oral ante un montón de público", exclama Salma.

Aspecto de un aula de cuarto de ESO del instituto Juan Manuel Zafra, durante un examen en el 2013.

Y todo eso en un instituto de corte tradicional e historia centenaria (con una bella fachada modernista, de 1911, recuerda que el edificio se construyó para ser escuela de artes y oficios), en el que siguen en pie los tabiques de toda la vida y los pupitres de los alumnos se mantienen alineados a la antigua usanza. Es un instituto público convencional que, como tantos otros en los últimos años, han incorporado programas y nuevas metodologías docentes para estimular a los estudiantes y hacerles más atractivo el aprendizaje.

DÉCADAS EN LAS AULAS

Como el Zafra, también muchos centros educativos de Catalunya están introduciendo cambios en las didácticas o modos de enseñar a los alumnos. Aseguran algunos expertos que el proceso comenzó hace ya un tiempo y que está avanzando despacio y de manera gradual. Según cálculos, por ejemplo, del filósofo e investigador en educación Gregorio Luri, “en torno a un 90% de los colegios e institutos ya están combinando las metodologías tradicionales y los libros de texto con pedagogías innovadoras". De hecho, subrayan estos investigadores, el trabajo colaborativo o por proyectos tiene más de cien años de historia y las propuestas docentes de Dewey o de Montessori llevan décadas aplicándose en mayor o menor medida en las escuelas.

Sea como fuere, el Zafra Investigadora, explica la profesora Menoyo, ha sido un éxito dentro y fuera del instituto. Solo este año, además del premio que se han llevado Cristina y Salma, otro grupo de estudiantes ha ganado un par de galardones más por un estudio sobre el coste que tiene organizar unas elecciones.