El Periódico

TELECOMUNICACIONES

Telefónica alquilará su red de fibra óptica a Vodafone

La filial del grupo británico tendrá acceso a la práctica totalidad de la red de fibra de Telefónica

Telefónica alquilará su red de fibra óptica a Vodafone

Cables de fibra óptica.

Jueves, 16 de marzo del 2017 - 13:59 CET

Pequeño gran paso en la mejora de las comunicaciones en España. Telefónica y Vodafone han llegado a un acuerdo histórico que permite a la filial del grupo británico acceder de manera inmediata a la red de fibra óptica desplegada por Telefónica. O lo que es lo mismo: Vodafone podrá ofrecer servicios de banda ancha ultra rápida y de televisión a millones de clientes que, hasta el momento, no podía.

De esta forma se pone fin a un conflicto que se remonta a hace más de cinco años, y en el que el regulador español, la CNMC, también ha sentado las bases. Sin embargo, el acuerdo entre las dos empresas va más allá, y marca un antes y un después en el despliegue de nuevas tecnologías de comunicación.

Telefónica tiene fibra desplegada en más de 17 millones de unidades inmobiliarias de España, un esfuerzo inversor que la había diferenciado de la competencia -su plan es calcanzar 25 millones de hogares en el 2020-. La CNMC ha obligado a Telefónica a compartir el acceso a la fibra en todo el territorio excepto en 66 ciudades (las más pobladas y donde había competencia). El acuerdo firmado entre ambas firmas, sin embargo, va más allá: "Vodafone podrá acceder de manera inmediata a la fibra de Telefónica no sólo en determinados municipios sujetos a la regulación, sino también en otros en los que se había liberado a Telefónica de obligaciones mayoristas de acceso a la fibra", han anunciado ambas empresas.

Para Telefónica, "este acuerdo es un hito en su estrategia de negocio mayorista, pues le posibilita tener un papel más activo al ofrecer sus servicios mayoristas en un entorno comercial cada vez más dinámico e innovador y con más alternativas, tanto por la prestación de servicios por parte de otros operadores como por la utilización de modelos de coinversión y autoprestación".

El acuerdo está basado en "obligaciones de compra" a lo largo de cinco años, lo que implica que la firma azul se garantiza ingresos por el alquiler a largo plazo que le permitirá rentabilizar la inversión realizada. A Vodafone, mientras, le permitirá ofrecer servicios de banda ancha ultrarrápida FTTH allá donde no ha iniciado el despliegue.

LA TERCERA EN DISCORDIA

Ambas compañías han remarcado que se trata de un acuerdo no exclusivo. La gran perjudicada a priori puede ser Orange, que ha invertido más en el despliegue de fibra óptica en España.

El seleccionador de Brasil es un gran admirador del joven centrocampistas