El Periódico

DIRECTO Rajoy acepta el encargo del Rey de intentar la investidura

Miércoles, 9 de enero del 2013

Solo el joyero y promotor cultural Joan Oliveras Bagués tiene derecho a mantener que los aparatos de medición de su empresa son de total fiablidad. Durante más de un siglo, en El Regulador, en la Rambla de Les Flors 37, estaba a disposición del público la famosa báscula gratuita por la que han pasado y pesado tres generaciones de barceloneses. Hoy la expresión del regulador se refiere básicamente a los organismos públicos que supervisan actividades reguladas. Vigilar que las gasolineras o las telecos no pacten precios, por ejemplo. Aunque el regulador más temido durante décadas por cajas y bancos era el Banco de España y su equipo de supervisión.

Hasta que la crisis financiera, la global pero sobre todo la nuestra particular, ha alcanzado a la institución. ¿Conoció o no el alcance de la crisis? ¿Pudo evitarla con sus instrumentos reguladores? No es que se debata porque sí, es que es obligatorio explicarlo, porque ha habido una fuerte inyección de dinero público. Cuestión aparte es la de los criterios de valoración, que son forzosamente complejos y que requieren partir de un planteamiento distinto: un balance puede ser interpretado de varias maneras. No es útil pedir que se apliquen criterios propios de una báscula. Y no saldrá gratis.

United y City han encarecido tanto al jugador que su fichaje es inviable

La Fiorentina no está en disposición de pagar los ocho millones que el FC Barcelona pide por Cristian Tello y está dispuesta a un cambio con Mario Gómez