El Periódico

D?o Din?mico 2015

La ratio

Procesar

JOSEP-MARIA URETA

@josepmureta

Viernes, 22 de febrero del 2013

Un conocido abogado de los años 80 del siglo pasado, toga de oro como se decía entonces -acabó en la cárcel-, acostumbraba a decir que él no era penalista sino procesalista. Su aclaración, sin rubor: su oficio consistía en conseguir que una causa se extraviara durante el proceso de investigación judicial. Cuanto más complicado, solicitud de pruebas, incomparecencia, testigos falsos y relevos del instructor, más posible que no resistiera en el tiempo y que el juicio de la opinión pública se desconectara. Ocurrirá con Bankia.

Antes de que lo programado se vaya borrando recordemos que se trata de un caso de creación de un banco grande, Bankia, a partir de balances maquillados (Caja Madrid, Bancaja y otras como Laietana). El relevo de los contrayentes (Blesa y Olivas los más importantes) por Rato, la bendición del auditor (Celma, de Deloitte, antes Arthur Andersen ) y la urbi et orbe de la CNMV y el banco de España (Segura y Fernández Ordóñez). Todo eso ha supuesto la intervención de fondos europeos en parte de la banca y casi en todo el Estado español. Millones de impuestos y de impositores arruinados. Seguirá hasta que el procesador, como en informática, haga saber que se ha perdido la conexión y deba reiniciarse. Las estafas siempre proceden.

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario