El Periódico

Venta entradas Los Secretos cabecera

¡Ojo con la luz que son las 7!

Las eléctricas empiezan este jueves a facturar por horas a más de 6 millones de usuarios

Solo 10 millones de consumidores tienen contador inteligente, al resto se les aplicará una estimación.

ATLAS

Solo 10 millones de consumidores tienen contador inteligente, al resto se les aplicará una estimación.

AGUSTÍ SALA / BARCELONA

Miércoles, 30 de septiembre del 2015

Mañana, tarde, noche. Primera hora, última... Son factores que deberán tener en cuenta los usuarios de electricidad sujetos a tarifa regulada (precio voluntario para el pequeño consumidor) a partir de este jueves, cuando entra en vigor de forma efectiva la facturación horaria. Pero el cambio, que afecta a alrededor del 40% del recibo, no llega a todos los clientes.

CONTADOR INTELIGENTE LISTO PARA TELEGESTIÓN

De los 13 millones de usuarios con tarifa regulada (PVPC) en toda España, alrededor del 45% disponen ya de un contador inteligente preparado para la telegestión. A estos, las distribuidoras les facturarán los consumos desde el pasado 31 de agosto por horas. Entre las tres grandes distribuidoras suman más de seis millones de clientes que cumplen estos requisitos. En torno a 2,5 millones son de Endesa, 1,7 millones de Gas Natural y 1,8 millones, a Iberdrola. La normativa vigente establece un calendario progresivo de implantación de este tipo de medidores, la piedra angular del sistema, que culminará en el 2018. Al resto de usuarios, aunque tengan el PVPC e instalado un contador de este tipo pero no listo todavía para la telegestión, se les seguirá aplicando un patrón diario medio de consumo que calcula Red Eléctrica (REE) como hasta ahora. Las eléctricas aprovechan a su vez para lanzar ofertas para que los usuarios se pasen a contratos bilaterales de libre mercado. Ya lo han hecho más de 12 millones, unas veces de modo consciente y otras con artimañas comerciales.

Una mujer consulta una factura de la luz frente al contador de su casa.

UN TOTAL DE 24 PRECIOS AL DÍA Y 720 AL MES

El sistema, que fue ideado deprisa y corriendo por el Ministerio de Industria tras dispararse la subasta eléctrica trimestral en diciembre del 2013, deja sujeto a la volatilidad del mercado (24 precios al día y 720 al mes) una parte del recibo. Esta supone alrededor del 40% del precio total que se paga. La improvisión hizo que la nueva modalidad no pueda aplicarse hasta más de un año después de aprobarse. A través de la página de REE y otras aplicaciones, cada día el consumidor puede acceder a los precios del kiloWatio (kW) cada hora. En general, el coste más alto suele ser cuando hay más demanda. Entre la hora más cara del 29 de septiembre (las 7 de la mañana) y la más barata (12 de la noche) había un 13% de diferencia de precio. Pero varía a diario. Uno de los problemas es que el mercado mayorista, sobre el que se edifica todo el sistema de precios, es un oligopolio. De hecho, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha iniciado un análisis del mercado de generación para detectar «beneficios extraordinarios·» y «ventajas competitivas» de las eléctricas.

DEL AIRE ACONDICIONADO A LA CALEFACCIÓN

El mayor margen de ahorro lo aportan dispositivos como el aire acondicionado en verano y la calefacción (si es eléctrica) en invierno. Con todo, el electrodoméstico que más consume en un hogar es el frigorífico, que supone más del 30% total, suele estar siempre en marcha y difícilmente se empleará según el precio del kW cada hora. Le siguen la tele (12%), la lavadora (11,8%) y el stand-by (10), es decir, dejar los dispositivos en reposo, no apagados totalmente.

UN AHORRO DE APENAS UN EURO AL MES

La facturación horaria apenas permitirá un ahorro de en torno a un euro al mes. Una familia gasta de media unos 1.000 euros al año en electricidad (82,5 euros al mes). La posibilidad de rebajas mediante cambio de hábitos aprovechando la facturación por horas apenas afecta a la parte de 30 euros sujeta al mercado. El resto son impuestos y los costes regulados. En estos últimos está la parte fija que se paga por los kW contratados de potencia. De hecho, si tienen más de los necesarios contratados, se pueden ahorrar 4,3 euros al mes (51,6 euros al año) por cada tramo de potencia que se reduzca. El hogar medio tiene contrados 3,9 kW y consume unos 200 kWh al mes.

En el conjunto blanco tienen clara cuál será su respuesta si el malagueño no renueva