El Periódico

MOTOR ECONÓMICO

La oferta de plazas de vuelo en BCN aumentará 1,4 millones este verano

El mayor incremento de capacidad es a destinos españoles, seguido de Estados Unidos

La oferta de plazas de vuelo en BCN aumentará 1,4 millones este verano

ALBERT BERTRAN

Pasajeros en la Terminal 1 del Aeropuerto de El Prat

SALVADOR SABRIÀ / BARCELONA

Lunes, 20 de marzo del 2017 - 19:53 CET

Este próximo verano será de nuevo récord en oferta de capacidad por parte de las compañías aéreas en el aeropuerto de Barcelona-El Prat. Se alcanzarán los 35.750.000 asientos puestos a disposición por las aerolíneas, 1.430.000 más que en la temporada del año pasado y que suponen un incremento del 4,1% respecto a la oferta del 2016. Este incremento es menor que el que se produjo entre el 2015 y el 2016, que fue del 8,7%, pero entonces también se partía entonces de cifras inferiores. En todo caso, se trata de nuevo de un fuerte aumento que refleja el buen momento del aeropuerto catalán por el que están apostando cada vez más compañías no solo de corto radio sino también de vuelos de larga distancia e intercontinentales.

Los datos se desprenden del último boletín del Observatorio de Tráfico Aéreo de Barcelona, que editan el Ayuntamiento de Barcelona y la Cambra de Comerç, publicado la segunda semana de marzo. La referencia temporal es importante porque en el momento de cerrar el informe sus autores no pudieron incluir la oferta de última hora de Level, la nueva compañía de vuelos de largo radio y de bajo coste del grupo IAG (British Airways, Iberia, Vueling y Air Lingus). Level ofrecerá seis vuelos semanales a Estados Unidos, dos a Punta Cana y dos a Buenos Aires, con un total de oferta estimada de 125.000 asientos durante la temporada de verano.

DESTINOS

Por destinos, el crecimiento de la oferta más notable es hacia el mercado español, con cerca del 30%. Le siguen la suma de los aeropuertos de Estados Unidos, con más del 15% del total. Aquí se nota mucho la guerra comercial abierta entre Norwegian y el grupo IAG. Tras el anuncio de la compañía noruega de abrir este próximo verano cuatro destinos directos de bajo coste desde Barcelona a sendos aeropuertos de Estados Unidos, el grupo IAG reaccionó con la puesta en marcha de Level, con base también en El Prat y vuelos baratos hacia América. También Americn Airlines iniciará el próximo 6 de mayo una nueva ruta entre Barcelona y Chicago, además de reanudar los vuelos a Filadelfia y Chralotte, en esos casos a precio de línea regular.

Al margen de España y América, también habrá aumentos de capacidad a Asia con vuelos de Korean Air a Seúl y de Cathay Pacífic a Hong Kong y Air China a Shanghái. De hecho, la instalación vivirá su mejor verano con más de 30 destinos intercontinentales.

Con estas nuevas rutas, el aeropuerto de Barcelona-El Prat se encamina a volver a superar su récord histórico de pasajeros anual. En el 2016 cerró con 44,1 millones de pasajeros (el 11,2% más), y en los dos primeros meses del año acumula un progreso del 8%. A este ritmo, el límite de máxima capacidad del aeropuerto prevista en el plan director que sirvió de base para la construcción de la T-1, 55 millones de pasajeros anuales, se alcanzaría ya dentro de dos años.

Sin embargo estas cifras no preocupan ni a AENA ni a la Generalitat de Catalunya. Ambas consideran que hay mucho margen de capacidad de las terminales y también de la operativa de vuelo en las pistas. En el primer caso, fuentes de AENA recuerdan que la actual T-2 cuando era la única terminal de Barcelona llegó a asumir 33 millones de pasajeros. En el 2016 pasaron por esta infraestructura 14 millones. Y respecto a las pistas, pueden llegar a operar 90 vuelos por hora, y actualmente estñan en 74 movimientos.

GIRONA Y REUS

Ricard Font, secretario general de Infraestructures i Mobilitat de la Generalitat, coincide también en que las posibilidades de las dos terminales del aeropuerto de Barcelona superan de largo las previstas en el plan director y por lo tanto no tiene sentido hablar de saturación de la infraestructura. También ve aún potencial para la operativa las pistas, aunque en este caso advierte de que sí se mantiene el ritmo actual de crecimiento de la oferta habría que prever una actuación más global contando con los aeropuertos de Girona y Reus. "Podrían ser sin demasiados problemas la cuarta y la quinta pista de Barcelona, respectivamente, como sucede en otros países europeos" que tienen una gran infraestructura y otras complementarias cercanas y bien comunicadas. Para ello, racalca, se necesitaría a medio plazo una política comercial y de tasas que incentivase a trasladar a estos aeropuertos los vuelos de corto radio, dejando más espacio en Barcelona para la oferta intercontinental. En todo caso, insiste Font, hay margen para crecer sin ser alarmista.

Considera que la gente quiere a los mejores y Bellerín lo es