El Periódico

Entradas para el concierto de Andrea Motis y Juan Chamorro con la Orquestra Nacional Clàssica d'Andorra

Ocho años sin cumplir el déficit

El nuevo Gobierno deberá negociar con Bruselas para evitar un duro ajuste de 8.000 millones en el 2016

PSOE, Podemos y Ciudadanos coinciden en alargar los plazos para reducir el déficit público

Ocho años sin cumplir el déficit

OLIVIER HOSLET

El ministro Luis de Guindos conversa con el comisario de Asuntos Economicos, Pierre Moscovici, en Bruselas el 14 de enero.

Sábado, 23 de enero del 2016 - 13:00 CET

Con el historial reciente de ocho años sin haber logrado cumplir los objetivos de déficit público y sin haber podido formar Gobierno un mes después de las elecciones generales del 20-D, el futuro Ejecutivo español tendrá por delante el reto inminente de intentar negociar con la ComisiónEuropea unos nuevos objetivos que eviten el ajuste adicional de más de 8.000 que Bruselas exige a España para el 2016.

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, considera que la cuestión de los ajustes pendientes deberá abordarse en primavera, dando por hecho que entonces ya habrá un nuevo Gobierno. "Luego compararemos nuestras cifras con las suyas. Estamos convencidos de que hay una diferencia todavía y que pueden tener que tomarse algunas medidas adicionales", afirmó Moscovici este miércoles en una entrevista concedida a Bloomberg TV en el Foro Económico Mundial que se celebra en Davos (Suiza).

DIFÍCIL HISTORIAL

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ya replicó en su día a Bruselas que “España no va a incumplir el déficit” porque “desde que asumimos (el PP) la responsabilidad de gobernar, hemos cumplido siempre el déficit”.

Los datos sin embargo desmienten la afirmación de Rajoy. En los últimos ocho años tanto el Gobierno del PSOE como el del PP han incumplido sistemáticamente los objetivos de déficit marcados en los presupuestos del Estado de cada año, arrollados por la recesión y la crisis económica. Y eso a pesar de haber logrado renegociar con Bruselas los objetivos en cuatro ocasiones (una, con el PSOE; tres, con el PP).

Servicios de estudios y organismos internacionales coinciden en que España no logrará cumplir el objetivo de déficit del 4,2% del PIB fijado para el 2015, algo que, en la práctica ha asumido el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos. "La incertidumbre reside en las autonomías. Es ahí donde se puede producir la mayor desviación", dijo el viernes tras la reunión del Consejo de Ministros.

De algún modo, solo se podría defender que el objetivo se cumplió en el 2014. Aquel año se había fijado un objetivo de déficit del 5,8% del PIB para el conjunto de las administraciones públicas. El Gobierno sacó pecho y dijo que lo reduciría aún más, hasta el 5,5% del PIB. Al final, el año se cerró con un desfase del 5,8%, en línea con el objetivo de Bruselas pero por encima de la propia meta que se había marcado el Gobierno. Autonomías y céntimo sanitario fueron los responsables de ese ligero exceso.

PRIMAVERA

"En primavera creo que tendremos que abordar esta cuestión. Y debe ser abordada de forma seria, porque la economía española se está comportando bien en términos de crecimiento, pero en términos de finanzas públicas, tiene también que estar claro que va a cumplir nuestras reglas, que están incluidas en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento", dijo Moscovici en Davos para recordarle a España su factura pendiente.

En primavera ya se conocerán los datos definitivos sobre el déficit del 2015. Bruselas cree que las administraciones españolas no lograrán cumplir el objetivo marcado del 4,2% del PIB y que el déficit se situará en el 4,7% (más de 5.000 millones de déficit adicional).

En primavera, además, toca actualizar el Plan de Estabilidad 2015-2018. Esa la ocasión que ven todas las formaciones políticas que han concurrido a las elecciones generales, salvo el PP, para intentar renegociar con Bruselas la senda de cumplimiento del déficit público.

PSOE, PODEMOS, C’S Y PP

El portavoz de Economía del PSOE, Jordi Sevilla, pretende acomodar los objetivos de déficit a la meta última de lograr situarlo en el 1% del PIB al final de la legislatura (2019). Ignacio Álvarez (Podemos) también defiende renegociar los objetivos de déficit que fijan el 2,8% para el 2016, el 1,4% para el 2017 y el 0,3% para el 2018. En Ciudadanos, Luis Garicano propugna elevar del 2,8% al 3,1% el objetivo de déficit del 2016 con el fin de ganar 3.000 millones de oxígeno para este año.

El PP por su parte, considera que este debate no existe. Para el 2016, el ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro, confía en la excelente evolución de los ingresos (en los once primeros meses del 2015 los ingresos tributarios crecieron el 4,7%) para desmentir los cálculos de Bruselas.

DESCONFIANZA

En la Comisión Europea creen que en el 2016 la economía no crecerá el 3% que propugna el Gobierno, sino el 2,7%. Y con este crecimiento ve imposible lograr un avance de los ingresos de todas las administraciones públicas del 4%, teniendo en cuenta la nueva rebaja fiscal del Gobierno. Por eso, Bruselas eleva del 2,8% previsto por el Gobierno al 3,6% su previsión de déficit para el 2016 y exige ajustes por algo más de 8.000 millones para compensar esa brecha.

En realidad el ajuste adicional exigido por Bruselas no se refiere en exclusiva al Presupuesto del Estado, sino al conjunto de las administraciones públicas. En la práctica, sin embargo, el peso recae sobre el Estado, pues el margen en las autonomías para acometer un ajuste mayor parece inexistente. La Seguridad Social, por su parte, lejos de poder ajustarse el cinturón, puede añadir al déficit público hasta 20.000 millones adicionales en el 2016 (dos puntos de PIB), según los cálculos de la Autoridad Fiscal Independiente (AIReF).

El excapitán atendió en exclusiva a SPORT en una entrevista que este sábado podrá leerse al completo en la edición de papel

Stephan Lichsteiner, titular hasta ahora en el lateral derecho de la Juventus, ha publicado un mensaje más que sospechoso en Instagram