El Periódico

SECTOR FINANCIERO

Moody's degrada aún más la deuda del Popular

La agencia de calificación ahonda al banco dos escalones en el nivel de bono basura

Moody's degrada aún más la deuda del Popular

FERRAN NADEU

Fachada de una oficina del Banco Popular del paseo de Gràcia de Barcelona.

P. A. / MADRID

Viernes, 21 de abril del 2017 - 19:47 CEST

Moody's se ha convertido este viernes en la tercera agencia de calificación en bajar en las últimas semanas la nota de la deuda del Popular. Lo ha hecho en dos escalones, del Ba2 al B1, con lo que ha ahondado a la entidad en el nivel de bono basura al que la degradó en junio del 2012 y la ha colocado cuatro niveles por debajo del grado de inversión. El nuevo nivel implica que la firma considera su deuda "especulativa y sujeta a un alto riesgo de crédito".

La agencia lo ha justificado por el anuncio de la entidad de que tendrá que hacer ajustes en sus cuentas del 2016 tras haber detectado errores de cerca de 600 millones de euros. También ha expresado su preocupación por su "debilitados niveles de solvencia, que se están deteriorando rápidamente en un contexto de desafíos aún muy significativos en cuanto a la calidad de sus activos"

La firma ha destacado que el excedente de capital del banco ha sufrido una "erosión adicional" y se encuentra cerca del mínimo legal. "El banco está bajo una presión creciente para mejorar urgentemente su capacidad de absorber riesgos y acelerar la ejecución de su estrategia de reducir riesgos", ha señalado.

COBERTURA INSUFICIENTE

La agencia reconoce que el aumento de la cobertura de las provisiones sobre los activos tóxicos que ha llevado a cabo el banco en el 2016, hasta el 45% de estos, supone un "apoyo" a sus esfuerzos por reducirlos. Sin embargo, ha señalado que sigue siendo inferior al de sus competidores (50%) y que va a ser un reto para la entidad vender carteras de activos improductivos sin quitas adicionales.

También ha subrayado que los activos tóxicos suponen el 32% de su cartera, superando "ampliamente" el promedio del sistema (situado alrededor del 15%). Si se les suman los préstamos refinanciados, el porcentaje se eleva al 36%.

Carles Aleñá, que tenía un año más de contrato, ha aceptado la oferta para quedarse en el Barcelona