• Domingo 21 diciembre 2014, 11:00 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión

Foro de opinión Primera Plan@

Hoffman compara la Barcelona del futuro con Silicon Valley

El directivo considera un «grave problema» que persista el miedo al fracaso

La capitalidad del móvil es una «oportunidad», afirma el organizador del MWC

Sábado, 16 de febrero del 2013 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto
Hoffman compara la Barcelona del futuro con Silicon Valley CARLOS MONTAÑÉS / ALBERT BERTRAN
SONIA GUTIÉRREZ
BARCELONA

Que la capitalidad mundial del móvil dará a Barcelona un gran empuje económico a la ciudad es algo que pocos dudan a estas alturas. Pero para John Hoffman, consejero delegado de la GSMA -organizadora de la feria Mobile World Congress (MWC)- puede significar mucho más. Barcelona puede erigirse en una especie de Silicon Valley, un lugar de referencia mundial para la industria más innovadora. «No hace muchos años, Silicon Valley era una visión, un sueño de unos pocos», recordó Hoffman ayer en su intervención en el foro Primera Plan@ de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA. De la misma manera que Silicon Valley es la que mueve el sector de la tecnología, Barcelona puede ser el referente del sector de la movilidad, añadió.

Edición Impresa

Edición Impresa

Versión en .PDF

Información publicada en la página 22 de la sección de Economía de la edición impresa del día 16 de febrero de 2013 VER ARCHIVO (.PDF)

El MWC, la principal feria de móviles del mundo, que se celebrará del 25 al 28 de febrero, dejará más de 300 millones de euros en Barcelona, según cálculos de sus organizadores. Pero el retorno económico para Catalunya será mayor si se cuentan no solo los cuatro días que dura el congreso sino el resto de días del año en que la ciudad catalana acogerá todas las acciones relacionadas con la capitalidad mundial del móvil (Mobile World Capital).

El camino, no obstante, aún está por recorrer, advirtió Hoffman a los asistentes, muchos de ellos, de compañías tecnológicas. La GSMA puede ayudarles, pero el grueso del trabajo corresponde a la industria. «Tienen que invertir, hacer que se haga realidad, hay muchas oportunidades para crecer», emplazó al público. La crisis no debería ser un obstáculo, añadió, ya que en los momentos difíciles surgen las grandes ideas. «La movilidad es una oportunidad global, pero tiene su casa aquí, en Barcelona; por favor, no dejen que se vaya esta oportunidad», alertó.

COLABORACIÓN PÚBLICO-PRIVADA / De los puntos fuertes que tiene la ciudad catalana, Hoffman destacó la colaboración entre el sector público y el privado. Ninguna otra de las ciudades candidatas a acoger el MWC (Milán, Múnich y París) tenía esta asociación tan fuerte, recalcó. Esa y otras fortalezas de Barcelona compensan sus puntos débiles, opinó. «No dimos el título de capital de la movilidad así como así, para nosotros es el lugar con mejores oportunidades».

En opinión de Hoffman, tres de los ámbitos en los que Barcelona podría ser líder y exportar tecnología al resto del mundo -y por lo tanto, el camino para las empresas que se establezcan en Catalunya- son el sanitario. la Administración y el transporte. Hay otras áreas con gran futuro, como la tecnología NFC (la que permite pagar con solo acercar el teléfono al datáfono, por ejemplo), pero ahí hay más competencia mundial. En cualquier caso, el ámbito de crecimiento de la telefonía móvil es enorme, recalcó Hoffman. «En un futuro no muy lejano todo y todos estarán conectados a través del móvil», dijo. Cada persona tendrá cuatro o más dispositivos móviles, y eso supone una gran oportunidad de negocio.

DEBILIDADES / Barcelona puede ser referente en este sector, insistió Hoffman, aunque admitió que la mala situación de la economía española no lo pone fácil. «El sur de Europa no fracasará, España no fracasará, pero como en otros lugares con dificultades, os queda trabajo por hacer», dijo el máximo responsable de la GSMA. Pero cuando remonte, «Barcelona seguirá siendo una ubicación fantástica».

Más preocupado se mostró por otro de los puntos flacos de Barcelona, y en general de España, que es el miedo al fracaso. Y volvió al paralelismo con Silicon Valley: «Allí no es un estigma, en España, fracasar no se ve de la misma manera».

Los jóvenes españoles prefieren trabajar para una gran compañía que asumir el riesgo de emprender por su cuenta, y eso es «un grave problema que hay que resolver», aseveró. La solución, según Hoffman, pasa por un cambio en la educación, para que los jóvenes asimilen la cultura del fracaso. Además, es más fácil y barato «construir desde abajo» que atraer grandes inversores con incentivos fiscales, puntualizó.

Noticias relacionadas

 
Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Tecnología

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado

También en elPeriódico.com