El Periódico

reacción a un estudio

España recauda 30.000 millones menos que la UE por cuotas a la Seguridad Social e IRPF de los trabajadores

Gestha precisa que la cuña media de la OCDE no pondera el número de trabajadores de cada país, por lo que la media baja por la menor presión fiscal del trabajo

España recauda 30.000 millones menos que la UE por cuotas a la Seguridad Social e IRPF de los trabajadores

La cuña fiscal, según la OCDE.

EUROPA PRESS / MADRID

Martes, 18 de abril del 2017 - 14:06 CEST

El colectivo de técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) ha indicado este martes que España recauda cerca de 30.000 millones de euros menos que la media de la UE por cuotas a la Seguridad Social e IRPF de los trabajadores, por lo que ha desmentido la lectura "precipitada" que se ha hecho del informe de la OCDE sobre 'cuñas fiscales', el indicador del peso del IRPF y de las cuotas de la Seguridad Social del trabajador y de la empresa sobre el salario de un trabajador con distintas situaciones familiares.

Así, los técnicos resaltan que las estadísticas oficiales, mostradas en la infografía de Statista, reflejan que la imposición al trabajo en España ingresa 29.699 millones menos que la media de la UE, básicamente por la menor recaudación de las cuotas de la Seguridad Social a cargo de los trabajadores, lo que sitúa al país en la vigésima posición del ranking europeo.

De este modo, Gestha precisa, en primer lugar, que la cuña media de la OCDE es una media aritmética de los 35 países analizados, sin ponderar por el número de trabajadores de cada país, por lo que la media simple baja por la menor presión fiscal del trabajo de países con menor número de empleados como Irlanda, Corea del Sur, Israel, Suiza o Nueva Zelanda; o con bajísima imposición, como el caso de Chile (7%).

En segundo lugar, los técnicos resaltan que la presión fiscal sobre el salario medio en España de un trabajador soltero sin hijos es menor que en países más cercanos y equiparables como pueden ser Italia (8,3 puntos más que España), Francia (8,6 puntos más) o Alemania (10 puntos más). De hecho, la presión fiscal media de la OCDE es 4 o 5 puntos menor que la media de los 22 países europeos que forman parte de esta organización en cualquiera de los tipos de familia analizados en el informe.

En tercer lugar, Gestha indica que la 'cuña fiscal' de la OCDE cuantifica la presión del IRPF y de la Seguridad Social a cargo de la empresa y del trabajador sobre ocho ejemplos de salarios y composiciones familiares, sin incluir las deducciones y reducciones fiscales que en la realidad los trabajadores utilizan.

Por tanto, afirma que si se considera el IRPF pagado realmente por todos los trabajadores y las cuotas obligatorias totales de la Seguridad Social para las empresas y trabajadores, la presión fiscal real del conjunto de los trabajadores españoles es del 16,7%, muy inferior a la indicada para cualquiera de los ocho casos elegidos en el informe de la OCDE, ocupando España la 14ª posición entre los 28 países europeos.

Para Gestha, una medida eficaz para escalar en el ranking y aumentar la recaudación de la Seguridad Social sería eliminar los topes máximos de cotización situados para 2017 en los 3.751,20 euros al mes, que afectan únicamente a menos del 6% de los trabajadores, así como reducir el fraude laboral y evitar la elusión de los perceptores de grandes ingresos a través de sociedades instrumentales.

Con este análisis, Gestha busca contrastar las informaciones que se han venido publicando en los últimos días en las que se ha puesto el foco en una "supuesta alta imposición" sobre el trabajo en España, cuando precisamente el informe de la OCDE señala que hay 14 países con una 'cuña fiscal' más elevada que España, entre los que se encuentran Bélgica (54%), Alemania (49,4%) Hungría (48,2%) o Francia (48,1%).

Además, Gestha asegura que España presenta una menor presión fiscal en todos los tributos respecto a los países del entorno, situándonos en la 19ª posición del ranking europeo, en buena medida por la floreciente economía sumergida. Esto supone que la presión fiscal sea de 6,6 puntos menos que la media ponderada de la zona euro y de 5,2 puntos menos que la media europea.

Por último, Gestha recuerda que el pago de los impuestos está relacionado con el gasto en las políticas de bienestar de los ciudadanos, por lo que no debe extrañar que si se ingresan 53.933 millones menos, España tenga 38.681 millones menos de gasto en políticas de bienestar, y además siga habiendo déficit público y aumentando el endeudamiento.

La renovación de Leo se está fraguando; su padre está en la ciudad condal