El Periódico

La mejor selección de pisos y casas - Venta de pisos y casas

PERSPECTIVAS DE LA FINANCIACIÓN

Dinero barato solo para algunos

El abaratamiento de la financiación del BCE solo llegará al cliente en parte

Los créditos siguen siendo más caros en España que la media europea

PABLO ALLENDESALAZAR / MADRID

Sábado, 19 de marzo del 2016 - 19:11 CET

Dentro de sus medidas para reactivar la economía, el Banco Central Europeo (BCE) ha decidido volver a prestar dinero a los bancos en condiciones ventajosas: con un interés del 0%. E incluso, si cumplen ciertas condiciones, les premiará con un interés negativo, es decir, les permitirá devolverle menos dinero del que les deje. Cabría preguntarse si las entidades trasladarán esas ventajosas condiciones a sus clientes en su totalidad. Pero la respuesta es negativa: el dinero gratis no es para todos.

De entrada porque el BCE no es la única vía de financiación de los bancos. También emiten deuda en el mercado y captan depósitos de sus clientes, alternativas más caras. El proceso de sustitución (siempre parcial, porque hay que diversificar riesgos) no es automático. “La financiación del banco central la iremos usando cuando tengamos vencimientos de deuda”, explica un banquero.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi.

Además, las entidades no fijan el precio del crédito solo en función de su coste de financiación. También incluyen otros factores como las provisiones que hacen para protegerse de los impagos, los costes de administración, y la rentabilidad que buscan para sus accionistas. Precisamente, las bajadas de tipos del BCE, que han llevado al euríbor a tasas negativas, han provocado que la rentabilidad esté cada vez más presionada. “Creo que hay muy poco recorrido a más bajadas de tipos en España con los niveles actuales”, afirma Joaquín Maudos, catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Valencia e investigador del Ivie.

ROBAR CLIENTES

¿Entonces, no se dejará sentir el dinero gratis del BCE en los bolsillos de los clientes? Algunos banqueros estiman que sí, pues auguran un recrudecimiento de la guerra del crédito. “Lo lógico sería que los bancos respondieran subiendo los diferenciales para compensar la bajada de tipos. Pero una parte del sector va a optar por prestar mucho, aunque sea tirando los precios. Hay entidades que ya prestan a pérdidas, sin cubrir sus costes”, explica un alto ejecutivo. Ya que no pueden lograr mucha rentabilidad en cada préstamo, conceden muchos para obtenerla agregadamente y robar clientes a la competencia.

Sin embargo, Santiago Carbó, catedrático de Economía de la Bangor University (Gales) e investigador de Funcas, cree que los bancos podrían no tener incentivos para dar créditos con vencimientos de largo plazo. “La presión para prestar debería aumentar si se tiene en cuenta que los depósitos de los bancos en el BCE se remuneran a tipos negativos (el banco central cobra por guardar el dinero). Pero no es tan sencillo porque se remunera muy parecido el crédito a corto y a largo plazo. Esto no es bueno para los bancos porque significa que no tiene mucho sentido prestar a largo cuando a corto hay rentabilidades similares”, advierte.

ENTRE LOS CAROS

Lo cierto es que el crédito es más caro en España que en la media de la zona euro. Se debe a la prima de riesgo: el sobrecoste que tienen que pagar el sector público y las empresas del país para financiarse porque los inversores perciben que tienen más riesgo de impago que otros, y que los bancos trasladan al cliente. “Es lógico, porque la economía está más endeudada y con peores fundamentos macroeconómico”, apunta Maudos.

Carbó lo comparte pero matiza que “no parece razonable que en una eurozona donde se supone que hay que avanzar hacia un mercado financiero común existan diferencias tan grandes entre empresas que tienen perfiles de riesgo similares”, por más que las diferencias se hayan reducido gracias a las medidas adoptadas por el BCE durante los dos últimos años.

Más caros pero menos que antes

Los préstamos más habituales son más caros en España que la media de la zona. Sucede en los de consumo a entre uno y cinco años (9,58% frente al 5,42%), los personales (4,21% y 2,47%), los de menos de un millón de euros a empresas, típicos de las pymes (3,28% y 2,71%) y los de más de un millón (1,81% y 1,43%). España solo resulta más barata en hipotecas de revisión anual (1,76% y 1,98%).

El catedrático Santiago Carbó destaca que en España eran más baratos antes de la crisis y que que las actuales diferencias se han ido cerrando los últimos dos años gracias a la acción del BCE. El catedrático Maudos estima que los diferenciales actuales “son reducidos y pueden responder” a la diferente situación macroeconómica. España, señala, sigue presentando “desequilibrios”.

En enero, los tipos medios de las nuevas operaciones fueron 2,05% en hipotecas, 8,22% en créditos al consumo, 4,55% en los personales, 3,24% en los de menos de un millón a empresas, y 1,83% en los de más de un millón. El euribor, referencia de la mayoría de los préstamos, se situó ese mes en el 0,042% . Frente a enero del 2015, solo en consumo ha crecido la diferencia entre euribor y tipos.

El entrenador del Barcelona, Luis Enrique, se reunió este sábado antes del entrenamiento matinal durante veinte minutos con sus jugadores para avisarles del peligro del Celta

Neymar no deja muy bien a Cristiano Ronaldo en una entrevista en al canal Copa90 de Youtube