El Periódico

Entradas para el concierto de Andrea Motis y Juan Chamorro con la Orquestra Nacional Clàssica d'Andorra

CRISIS BANCARIA EN ALEMANIA

El Deutsche Bank estudia frenar su debacle con una gran recompra de deuda

El plan del gigante bancario alemán calma temporalmente los mercados y remonta un 13% en la bolsa

Durante los dos primeros meses del año ha caído un 41% tras reconocer pérdidas de casi 7.000 millones en el 2015

El Deutsche Bank estudia frenar su debacle con una gran recompra de deuda

REUTERS

Una oficina del Deutsche Bank en Londres.

Miércoles, 10 de febrero del 2016 - 13:25 CET

El Deutsche Bank se encuentra en sus horas más bajas. La creciente fragilidad del mayor banco por valor de activos de Alemania ha encendido las alarmas en las bolsas europeas. A principios del año el gigante germánico reconoció haber sufrido unas estratosféricas pérdidas de hasta 6.800 millones de euros durante el 2015. A pesar de que sus máximos responsables han asegurado en los últimos días que la entidad es “sólida como una roca” los mercados han respondido contundentemente a ese desplome por las dudas sobre su solvencia. Hasta el martes, su valor se había desplomado un 41,3% en el parque de Fráncfort, alcanzando su peor registro desde el 1984. En su último trimestre sus acciones perdieron unos 2.300 millones de euros de valor, su caída más fuerte en siete años, poniendo en jaque a la empresa.

Para tratar de calmar la incertidumbre y preocupación de los mercados Deutsche Bank podría estar trabajando en la posibilidad de recomprar sus bonos senior. Así lo aseguró ayer el rotativo económico Financial Times, que también apuntó que el banco alemán tiene unos 53.800 millones de euros en este tipo de activos. A pesar de que el diario no especifica el multimillonario plan de recompra el gesto ha servido temporalmente para apaciguar los nervios de sus inversores. Este miércoles las borsas han respondido positivamente al mensaje y el banco ha mejorado alrededor de un 10,20% su valor. “Con una amplia liquidez tiene todo el sentido que el Deutsche Bank vuelva a comprar su deuda para reducir su balance”, explica el analista de Bankhaus Lampe Neil Smith a Bloomberg.

El consejero delegado del banco, John Cryan, también quiso calmar a sus trabajadores al asegurar que disponen de “capacidad y compromiso de pago de cupones para los inversores”, un mensaje positivo con el que quiere mostrar que aún tienen recursos para comprar sus bonos. “¡Estamos en condiciones de pagar!”, remarcaron. Su insistencia no fue suficiente y después de la caída del 9,5% durante el lunes sus acciones siguieron descendiendo ayer otro 4,2%. El plan de recompra probablemente no inculiría la deuda de mayor riesgo de la empresa, conocidas como CoCos. “Nuestra posición de riesgo y capital es robusta y nos permite hacer frente a nuestras obligaciones”, añadió Markus Schenk, director financiero de la institución.

FRENTES LEGALES ABIERTOS

El 14 de septiembre del 2008 el gigante de inversión estadounidense Lehman Brothers se hundía y daba paso a la pero crisis financiera desde la Gran Depresión. Siete años y cuatro meses después Alemania ha sido la potencia europea que mejor ha resistido a ese impacto, actuando como líder y motor de la recuperación en el continente. ¿Cómo se entiende entonces que su joya bancaria presente ahora estos graves problemas?

Por si su situación no fuera suficientemente tensa Deutsche Bank se ha visto involucrado en los últimos años en diversos escándalos. Cyran remarcó el martes que se habían provisto unos 1.200 millones de euros destinados a los frentes legales que el banco tiene abierto. El año pasado las autoridades de Estados Unidos y el Reino Unido le condenaron a una multa de 2.200 millones de euros por haber manipulado el LIBOR y el EURIBOR. El Deutsche Bank también está siendo investigado por un posible fraude al no declarar el IVA en la negociación de derechos de emisión de CO2, que podría ascender según la fiscalía alemana a 850 millones de euros.

¿A pesar de su fragilidad las autoridades alemanas han mostrado su total confianza con el gigante bancario nacional. “No tengo ninguna preocupación sobre el Deutsche Bank”, aseguró el ministro de Finanzas Wolfgang Schäuble. Berlín seguirá pendiente la evolución de su principal referente bancario.

TEMAS

Gerard Romero, colaborador de SPORT, lo avanza en la Cadena Ser

El futuro de Javier Mascherano parece que está lejos del FC Barcelona. Y la Juventus es su posible destino