El Periódico

ÚLTIMA HORA Un nuevo ciberataque mundial bloquea empresas y bancos

comisión de asuntos económicos del Parlamento Europeo

El BCE ve margen para que la justicia española investigue la retirada de fondos públicos del Popular

La presidenta del Mecanismo Único de Resolución, Daniele Nouy, admite que conocía desde hace tiempo los problemas de la entidad

El BCE ve margen para que la justicia española investigue la retirada de fondos públicos del Popular

AFP / DANIEL ROLAND

La presidenta del Mecanismo Único de Supervisión del Banco Central Europeo, Danièle Nouy.

SILVIA MARTINEZ / BRUSELAS

Lunes, 19 de junio del 2017 - 17:34 CEST

La presidenta del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), Daniele Nouy, ve “margen” para que la justicia española investigue la retirada masiva de depósitos del Banco Popular por parte de Comunidades Autónomas y ayuntamientos en los días previos a su liquidación en la madrugada del pasado 7 de junio. “No está en mis prerrogativas pero hay margen para que la justicia española investigue esos movimientos, para ver si ha habido tráfico de información y ver si algunas instancias han intentado protegerse mejor que los pequeños depositantes”, ha explicado durante una audiencia pública ante la comisión de asuntos económicos del Parlamento Europeo en la que ha defendido la actuación del Banco Central Europeo que no ha cometido a su juicio ningún error.

Prácticamente todas las preguntas que ha recibido Nouy durante la hora y media larga de debate se han concentrado en la liquidación del Popular, bajo las nuevas reglas creadas por la unión bancaria para evitar que sean los contribuyentes quienes paguen los platos rotos. “Si algunos depositantes más fuertes pudieron hacer reintegros antes que los demás… Yo no soy policía y no puedo decir nada al respecto. Es una cuestión para que la investiguen la autoridad del mercado o la justicia española” y “son ellos los que deberían tomar medidas en caso de tener que tomar alguna”, se ha limitado a señalar tras ser interrogada sobre esta cuestión por los eurodiputados Ramón Tremosa (PdCAT) y Miguel Urbán (Podemos).

ALGO MÁS QUE LIQUIDEZ

Nouy ha defendido la actuación del MUS que dirige y ha explicado que los problemas que obligaron al BCE a declarar al banco en quiebra o riesgo de quiebra no eran únicamente de liquidez sino más bien estructurales. “La liquidez es el último paso de la enfermedad. Esto no fue solo una cuestión de liquidez”, ha insistido ante los eurodiputados y ha recordado que "a veces corremos el riesgo de que el banco pueda desaparecer porque el consejo de administración no toma las decisiones cuando tiene que tomarlas".

Pese a esta contundente advertencia, Nouy ha eludido entrar a valorar si existían problemas de solvencia u ocultación de balances, tal y como le ha requerido el eurodiputado socialista Jonás Fernández que se ha quedado también sin respuesta sobre la petición de transparencia en torno al informe de Deloitte que desencadenó la resolución y que cifraba entre 2.000 y 8.000 millones el agujero del Popular. “Hay muchas preguntas que violarían la confidencialidad. No puedo responder sobre la liquidez”, se ha justificado la francesa.

MESES BAJO LA LUPA

Al igual que el BCE o la Comisión Europea, la responsable del mecanismo ha calificado de “éxito” esta primera liquidación bancaria porque no se ha utilizado dinero público y la entidad, comprada por un euro por el Santander, pudo abrir sus puertas con normalidad al día siguiente. No obstante, ha augurado "muchos litigios" por las pérdidas ocasionadas a los accionistas y quienes tenían deuda subordinada, un instrumento peligroso ha dicho sobre el cual el comprador debe estar al tanto.

Nouy ha explicado que en Fráncfort conocían desde hacía tiempo los problemas que atravesaba el banco que dirigía Emilio Saracho y tenían bajo la lupa a la entidad, que aprobó los últimos test de estrés, aunque obtuvo el tercer peor resultado en el examen. Es más, enviaron inspectores 'in situ' a España y obligaron al Popular a hacer provisiones de “miles y miles de millones” en cuanto el BCE asumió la supervisión bancaria de las grandes entidades de la Eurozona pero ha insistido en que “no vemos qué podríamos haber hecho de forma distinta (...) Nos parecía razonable pensar que lo peor había pasado y que el guión más sombrío para España no era tan sombrío porque lo peor había pasado. Esto contribuyó a reducir el impacto de la prueba de estrés”, ha replicado recordando que no es el MUS quien realiza los test de estrés sino la Autoridad Bancaria Europea (EBA en sus siglas en inglés).

En cuanto a posibles errores de supervisión, el presidente de la comisión de asuntos económicos, Roberto Gualtieri, ha urgido a la presidenta del consejo supervisor a asumir que ha habido deficiencias en esta primera liquidación. Nouy ha prometido hace un análisis 'postmortem' de lo ocurrido, pero ha insistido en que a su juicio lo que ha habido es “un encadenamiento de circunstancias que llevaron al banco a ese punto en que ya no era viable”.

El club quiere cuatro fichajes y se va a gastar 230 millones de euros