El Periódico

CAMBIOS EN EL COMERCIO INTERNACIONAL

El aeropuerto de Barcelona consolida su oferta de carga aérea

La infraestructura ha incrementado el transporte de toneladas en un 37% desde el 2007, pese a la crisis

Uno de los envíos más curiosos fue el de un millar de cabras vivas en un vuelo desde El Prat con destino a Irán

El aeropuerto de Barcelona consolida su oferta de carga aérea

Un A380 de Emirates en el aeropuerto de Barcelona.  

Viernes, 21 de abril del 2017 - 21:05 CEST

La actividad de transporte de mercancías en el aeropuerto de Barcelona-El Prat se ha disparado con el crecimiento de la economía y el incremento de oferta de vuelos internacionales, hasta el punto de que el año pasado rozó las 133.000 toneladas de carga, entre importaciones y exportaciones. Esta cifra supera en un 37% la del ejercicio del 2007, justo antes de empezar la crisis.

Barcelona continúa estando muy por debajo de la actividad de carga del aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid–Barajas, que contabilizó casi 416.000 toneladas el 2016, aunque en este caso el incremento respecto al 2007 fue del 28%. Y tiene muy cerca al aeropuerto de Zaragoza, que se ha convertido en el dique de salida para todo el mundo de buena parte de los productos del grupo Inditex que se fabrican en España. Este hecho ha provocado que la infraestructura aragonesa haya  pasado de transportar menos de 10.000 toneladas en el 2006 a 110.000 el año pasado y que en el primer trimestre de este año crezca a un ritmo del 23%.

Los dos referentes citados sirven para resaltar la importancia del sistema mixto por el que se ha apostado en Barcelona: la preferencia por aeronaves que transportan pasajeros y mercancías, en lugar de solo cargueros. Este segundo caso es el que prima en Zaragoza. Para el sistema barcelonés es básico disponer del mayor número de vuelos internacionales posible, ya que es a estas distancias en las que el transporte aéreo de mercancías es competitivo ante otros, como el tren, los camiones o los barcos, sobre todo en cuestión de tiempo.

El crecimiento anual de Barcelona el 2016 fue del 14% y las cifras del primer trimestre de este 2017 apuntan a que se mantiene la tendencia, con un crecimiento del 19% en marzo y del 11,4% en el acumulado del primer trimestre. El aumento de las conexiones y de vuelos intercontinentales de El Prat es una de las principales causas del crecimiento de esta actividad. Y seguirá al alza, porque en esta temporada de verano habrá una docena más de vuelos de larga distancia que en la anterior.

Según se informa en el último Observatorio de tráfico aéreo de Barcelona, que editan el Ayuntamiento y la Cámara de Comercio, en la distribución por compañías “Emirates toma el liderazgo de la carga aérea en Barcelona, superando por primera vez a los integradores” . Turquísh Airlines se ha convertido en la quinta compañía del aeropuerto “con un espectacular crecimiento del 66%” en gran parte porque situaron un avión carguero en Barcelona, además de los de pasajeros, igual que Emirates.

El impacto de estas dos compañías ha hecho que se haya incrementado mucho la carga con los mercados asiáticos y de Oriente Medio volando desde Barcelona, ya que los aeropuertos que utilizan de base de estas aerolíneas son a su vez importantes centros de conexiones hacia Asia.

La distribución entre importaciones y exportaciones está muy equilibrada en Barcelona, hecho que no suele suceder en otros aeropuertos centrados casi exclusivamente en el transporte con cargueros. Eduardo Cerezo, jefe de la división de carga y gestión inmobiliaria del Aeropuerto de Barcelona, destaca que el transporte de mercancías por avión “es un reflejo de la actividad económica y de la zona” de la infraestructura y, en este sentido, recalca que la capital catalana está “muy bien ubicada” y esa característica explica el equilibrio entre importaciones y exportaciones.

Los cambios en los comportamientos sociales también tienen su reflejo en esta actividad, explica Cerezo. En este sentido, considera que así como se “popularizaron” los vuelos de pasajeros con las compañías de bajo coste, ahora se está produciendo un fenómeno parecido con la carga aérea, debido en gran parte al comercio electrónico y las nuevas tendencias de compra. “Hay mucha más rotación de productos en las tiendas y para que ese ritmo funcione se necesitan más fábricas cerca o un transporte rápido desde las factorías que están alejadas del punto de venta”. Este fenómeno explica porque el textil es el primer grupo tanto en las importaciones (25% aproximadamente) como en las exportaciones desde El Prat (20%). En importaciones le siguen la electrónica y el material eléctrico (un 10%) y la maquinaria y aparatos mecánicos (cerca de un 8%). En cuanto a las exportaciones, al textil le siguen en este caso las máquinas, la electrónica  empatada con la perfumería y  los productos farmacéuticos. En estos últimos capítulos, se trata de mercancías de poco peso pero de mucho valor.

Mil cabras vivas para Irán

Además de las cargas más habituales, a veces desde el aeropuerto de Barcelona se exportan materiales muy curiosos. Una de las operaciones más destacadas el pasado año en este sentido fue el envío de mil cabras vivas con destino a Irán que fletó un transitario mediante un vuelo chárter. Los animales debían transportase vivos porque el objetivo era que una vez en el país oriental sirvieran para producir leche. Las cabras, del tipo llamado raza granadina, procedían de varias zonas de España, aunque mayoritariamente de Andalucía.

Otra operación fuera de lo normal fue el envío de siete jumbos cargados de material de construcción de mucha calidad a Arabia Saudita, cuando lo más habitual para este tipo de carga es utilizar barcos.

Para garantizar las buenas condiciones de transporte de productos farmacéuticos, que suelen necesitar unas condiciones especiales de mantenimiento de temperatura, límites de tiempo u otras características, el aeropuerto de Barcelona, junto con la organización que agrupa las aerolíneas comerciales IATA, ha creado una certificación que garantiza el cumplimiento de las buenas prácticas. De momento ya la han obtenido cuatro empresas responsables de carga aérea en Catalunya.

La renovación de Leo se está fraguando; su padre está en la ciudad condal