El Periódico

Entradas para el concierto de Andrea Motis y Juan Chamorro con la Orquestra Nacional Clàssica d'Andorra

EMPRESA EN CRISIS

Abengoa releva a su presidente José Domínguez

La medida pretende facilitar un acuerdo con los acrredores, según el consejo de administración de la empresa

Miércoles, 2 de marzo del 2016 - 11:34 CET

El consejo de administración de Abengoa ha nombrado presidente ejecutivo a Antonio Fornieles Melero, anterior vicepresidente y consejero coordinador, con el "objetivo prioritario de facilitar un acuerdo de reestructuración con los acreedores financieros de la Sociedad". Según un hecho relevante comunicado a la Comisión Nacional del Meercado de Valores (CNMV) el Consejo de Administración de este grupo de ingeniería y energía indica que con este nombramiento pretende "contribuir a potenciar la independencia de la sociedad del que a día de hoy es su principal accionista, Inversión Corporativa IC, S.A.".

En este sentido, el consejero director general, Joaquín Fernández de Piérola Marín ha sido designado como consejero delegado y mantiene la misma condición de consejero ejecutivo que ostentaba.

José Domínguez Abascal, expresidente de Abengoa.

El Consejo de Administración ha acordado el cese como presidente de José Domínguez Abascal, "nombrado inicialmente a instancias de Inversión Corporativa IC, S.A.". Domínguez Abascal permanece como consejero y con la categoría de otro consejero externo. Abengoa ha acordado también resolver el contrato de prestación de servicios suscrito por la sociedad con Felipe Benjumea Llorente el pasado 23 de septiembre.

La empresa solicitó el preconcurso de acreedores en noviembre de 2015 ante su elevado endeudamiento y falta de liquidez, por lo que necesita alcanzar un acuerdo con sus acreedores antes del 28 de marzo para evitar la que sería la mayor insolvencia de España.

TEMAS

El director general deportivo del equipo italiano confirma también negociaciones con Mascherano

Gerard Piqué publicó un enigmático tuit relativo a Christian Laettner suceptible de ser interpretado a los pocos minutos de que tanto Arbeloa como el Bernabéu se acordaran de él