• Viernes 24 octubre 2014, 08:53 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión

una vecina llamada... Àfrica Ragel, escritora

<b>'La moneda del malfat' es una novela </b>y una singular puerta de entrada al Poblenou que nos abre su autora, Àfrica Ragel. Nació en 1969 en este barrio de Sant Martí, también escenario de su último libro -todavía sin editorial- 'Quan em vinguin a buscar'.

«El sentimiento anarquista aún está en el Poblenou»

Miércoles, 19 de diciembre del 2012 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto
CARME ESCALES
BARCELONA

Plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro son tres recomendaciones atribuidas al político y poeta cubano José Martí. Esta sentencia la ha cumplido, y con creces, la escritora Àfrica Ragel en el barrio en el que nació hace 43 años. Esta vecina del Poblenou es autora de siete libros -seis ya publicados- y ha tenido cinco hijos. Y en el huerto de los indignados del Poblenou (en la calle de Fernando Poo), árboles no ha plantado, pero sí plantas tomateras, habas y lechugas. «En un par de solares y bajo un sistema asambleario, los vecinos hemos hecho un huerto. Si el dueño de la tierra viene, sabemos que tenemos que abandonarlo, pero mientras tanto hacemos crecer en él verduras que nuestros hijos aprenden a regar», explica Ragel.

Pujades, 192 Cafés y buenos bocatas entre librosLA PIZARRA DE LA CAFETERÍA LITERARIA ARTEMISIA, QUE ABRIÓ RANGEL, DICE: 'EN LOS PEQUEÑOS DETALLES ESTÁ LA ESENCIA DE LA VIDA. ¡TOMA UN CAFÉ!' ricard cugat

Mover la secuencia hacia la izquierda Mover la secuencia hacia la derecha
Pujades, 192 Cafés y buenos bocatas entre librosLA PIZARRA DE LA CAFETERÍA LITERARIA ARTEMISIA, QUE ABRIÓ RANGEL, DICE: 'EN LOS PEQUEÑOS DETALLES ESTÁ LA ESENCIA DE LA VIDA. ¡TOMA UN CAFÉ!'
Etcètera (Llull, 203) «Aquí me miman muchísimo»ÀLEX (EN LA FOTO ) Y SU ESPOSA, XON, SON PROPIETARIOS DE LA LIBRERÍA DEL BARRIO FUNDADA EN 1975. «ELLOS LEEN TODOS MIS ORIGINALES», DICE.
Recuerdos Suvenires con ADN catalán'EL CAU DEL POBLENOU' (RAMBLA DEL POBLENOU, 36) VENDE ORIGINALES ARTÍCULOS DE PROMOCIÓN PROPIOS DEL BARRIO Y DE CATALUNYA.
Doctor Trueta, 81 Inauguración del IES Icària«EL INSTITUTO ABRIÓ EN EL 83. ALLÍ VIVÍ LA MEJOR ÉPOCA DE MI VIDA Y FUI LA PRIMERA ALUMNA QUE TUVO UN HIJO», EXPLICA RAGEL
Mar y libertad La playa, un lugar para desconectar«SIEMPRE HE PENSADO QUE EN ESTE BARRIO HAY UNA SALIDA. TENIENDO EL MAR TAN CERCA PUEDES HUIR A DONDE QUIERAS», AFIRMA LA ESCRITORA.
Doctor Trueta, 81 Inauguración del IES Icària«EL INSTITUTO ABRIÓ EN EL 83. ALLÍ VIVÍ LA MEJOR ÉPOCA DE MI VIDA Y FUI LA PRIMERA ALUMNA QUE TUVO UN HIJO», EXPLICA RAGEL

Edición Impresa

Edición Impresa

Versión en .PDF

Información publicada en la página 52 de la sección de Distritos de la edición impresa del día 19 de diciembre de 2012 VER ARCHIVO (.PDF)

Ese huerto dice mucho del barrio. «En el Poblenou, siempre se ha luchado mucho por los derechos de los vecinos. Se han hecho guardias de noche con sirenas para evitar que destruyeran edificios fabriles», rememora la vecina, miembro del archivo histórico del barrio. «Todos los que trabajamos en él, realizamos un trabajo totalmente altruista. Pedimos fotos antiguas a los vecinos, muchas de ellas de lugares que ya no existen. También ofrecemos información a la gente que viene en busca de ella», detalla Àfrica Ragel, muy crítica con ciertas transformaciones de antiguas fábricas en viviendas para una élite.

Puntos de partida

El contenido de algunos documentos del archivo histórico del Poblenou le han servido a esta escritora como punto de partida de sus novelas. La moneda del malfat (Edicions Saragossa, 2008) tiene como protagonistas a un grupo de adolescentes del Poblenou y, a través de sus vivencias, Ragel repasa muchos de los lugares que ya no existen en el barrio. Tan solo hay fotos antiguas, documentos, escritos y el testimonio de las personas que los recuerdan.

Y en su último libro, Quan em vinguin a buscar, la autora construye una novela a partir de la historia de Isidro Mompart, el vecino de Sant Martí que fue uno de los últimos ejecutados a garrote vil por el verdugo titular de la Audiencia de Barcelona, Nicomedes Méndez.

Historia y literatura se funden en el pasado de un distrito con mucha fuerza y capacidad de lucha. «Icaria, un nombre muy presente en el distrito, es como el socialista utópico francés Étienne Cabet llamó a su ciudad ideal, que era una utopía fundada sobre principios comunistas, donde todo el mundo trabajaba por intercambio. Se dice -aunque no está documentado- que algún grupo de icarianos salió desde el Poblenou hacia América», cuenta Ragel.

La historia, en este caso, de los icarianos le sirve a Àfrica Ragel para arraigar la personalidad de su barrio. «El sentimiento anarquista todavía está en el Poblenou. Icarianos y anarquistas nos han hecho a los del Poblenou algo especiales. Cuando pusieron la zona azul, muchos salieron a sellar parquímetros con silicona», recuerda Ragel, madre de cinco hijos, de 21 años hasta los 7 que tienen sus gemelos. «En el barrio soy la madre de los Bonet», apunta.

Microciudad

Las múltiples actividades de sus cinco hijos en el barrio, y las suyas propias como vecina totalmente integrada en las inquietudes vecinales --«el pasado domingo reabrimos el Ateneu Flor de Maig, en la calle del Doctor Trueta», destaca Ragel--, hacen del Poblenou una verdadera microciudad en la que la autora y su familia lo tienen todo. «Yo, personalmente, cuando voy a Barcelona, porque así lo decimos cuando nos alejamos del barrio para ir al centro de la ciudad, al cine o al teatro, me siento extranjera --confiesa--. Aquí, en cambio, mis hijos juegan en la calle o van solos de un lado a otro y sé que si uno de ellos se cae o le pasa algo, siempre habrá alguien que lo conozca», explica la escritora, filóloga y correctora, que ha puesto en marcha junto a un amigo un servicio gratuito de consultas ortográficas en catalán. A través de la cuenta de Twitter @aixocomesdiu.

Vecina altamente proactiva, Ragel abrió la cafetería Artemisia, que, aunque ahora ya no la regenta, continúa sigue siendo un interesante punto de encuentro entre libros, cultura y también para hacer una pausa frente a un café. «Y en las paredes, hay siempre cuadros de autores poco conocidos. Es un intercambio: decoración que va cambiando, y promoción de artistas», argumenta Ragel, que conoció a su marido en el instituto del barrio. «Siempre íbamos a la hora de descanso al cementerio. Es un sitio que me encanta. Allí nos dimos nuestro primer beso», confiesa.

Noticias relacionadas

 
Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Barcelona

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado

También en elPeriódico.com