Canet Rock 2015

un vecino llamado... Robert González, actor

«Prosperitat y Trinitat son barrios de gente comprometida»

<b>Robert González, intérprete de Mario Suárez en la serie 'Bandolera'</b> y de Décimo en 'Imperium', ambas series de Antena 3, nació y vivió en el barrio de Prosperitat. Actualmente, prepara 'La flauta mágica' con la compañía Dei Furbi
CARME ESCALES
BARCELONA

Miércoles, 28 de noviembre del 2012

  • El 'cau' Charles de Foucauld Cita de cada sábadoEL ACTOR PERTENECIÓ, DE LOS 6 A LOS 20 AÑOS, AL GRUPO DE ESCOLTAS QUE TIENE LA SEDE EN LA PARROQUIA DE SANTA ENGRÀCIA.

  • Encuentro fortuito «Ellos actuaron en mi escuela»LULÚ Y JUANILLO, LOS 'DESASTROSUS CIRKUS', IMPROVISAN UN 'SET' CON ROBERT ENTRE EL ATENEU DE NOU BARRIS Y LA ESCUELA DE CIRCO.

  • La pared del parvulario Grafitos con personalidad«ERA EL DÍA INTERNACIONAL DE LA PAZ Y VINIMOS A DEJAR NUESTRAS MANOS. LA MÍA LA PINTÉ DE DOS COLORES PARA ACORDARME. Y AQUÍ ESTÁ», INDICA.

  • Mercè Rodoreda Maestro y alumno, tras 17 añosFRANCESC CASTRO ORGANIZÓ UNA ESCAPADA A IRLANDA CRUZANDO TODA EUROPA EN BUS. «NO NOS LO CREÍAMOS, TENÍAMOS 13 AÑOS», DICE ROBERT.

  • Torre Baró El castillo y mirador de Nou Barris«DE PEQUEÑOS SUBÍAMOS EN BICI, ÍBAMOS CON MI PADRE A JUGAR A FÚTBOL Y TAMBIÉN ALLÍ HACÍAMOS VOLAR COMETAS Y ENTRÁBAMOS EN LA TORRE».

Uno de los recuerdos de infancia del actor Robert González es una regadera en manos de la maestra y una huerta en la ciudad donde veía crecer tomates y lechuga. Aquella maestra era su madre. «Los fines de semana nos llevaba a mí y a mi hermano a regar la huerta de la escuela en la que trabajaba», recuerda el actor que interpretaba al personaje de Mario Suárez en la serie Bandolera de Antena 3. Robert González estudió después en ese centro escolar como su hermano Llorenç, también actor -es Julio Olmedo en Gran HotelSEnD que ya salió en estas páginas. Era el parvulario Benjamí, un nombre en honor al jardinero del centro al que saludaban todos los alumnos.

Así es la vida en barrios como Prosperitat donde todos se conocen. Benjamí era el jardinero y la Pepi, la maestra y madre de Robert y Llorenç. «A mí no me conocen por mi profesión como actor, ni porque salga en la tele, yo aquí sigo siendo el hijo de la Pepi», dice Robert. La gente del barrio establece vínculos, vivencias y recuerdos. Como las lecciones de la vida que le dejó Francesc Castro, profesor de Robert en el colegio Mercè Rodoreda. «Si no lo veo, no lo creo. No, si no lo creo, no lo veo», les decía y les sigue diciendo a sus alumnos. «Tú eres la potencia, solo te hacen falta los estímulos» y «la clave para hacer bien lo que uno hace es amar lo que hace». Son mensajes del maestro «y compañero de trabajo y amigo de mi madre al que estaba acostumbrado a ver fuera del entorno escolar», explica el exalumno de aquella escuela puntera en Nou Barris, que nació por el impulso y voluntad de un grupo de padres.

Rúa con los ancianos

Otro de los recuerdos de Robert González en el distrito de Nou Barris, del que se marchó hace unos años, es la rúa de carnaval con la que siempre «pasábamos por el casal d'avis», explica. Al actor no le faltaron nunca actividades en el distrito. Hacía música en la escuela La Guineu, donde aprendió a tocar el clarinete. Y los sábados, los pasaba en el cau. «Los amigos del cau todavía son mis amigos del barrio. Y siempre están ahí. El que no está muchas veces soy yo. Y reconozco que es un poco injusto», señala. «Con esos compañeros íbamos de excursión una vez al mes y de campamentos». Muchas horas para compartir vivencias y hoy, recuerdos. Robert inició su carrera como actor profesional haciendo de figurante en el Liceu, en obras como La bohème, La favorite o El lago de los cisnes, con Ángel Corella. «En esa, yo aguantaba una lanza», explica.

El vecino de Prosperitat entró en el Institut del Teatre. También ensayaba con 17 años con la compañía teatral Els Pirates, dirigida por Adrià Aubert, y posteriormente empezó a trabajar con la compañía Dei Furbi, de Gemma Beltran, con la que lleva ya ocho años. Actualmente ensaya con ella La flauta màgica a capella. La obra se representará el 1 de febrero en el Teatre de Viladecans. Paralelamente, Robert González, su hermano Llorenç y su primo Òscar Merino, escenógrafo, tienen entre manos la preparación del Festival d'Arts d'Alta Muntanya (FAAM), una iniciativa surgida de su interés por intentar paliar la distancia entre la cultura teatral, de danza y circo, y los pueblos de montaña, como los de la Cerdanya, la comarca en la que nació el padre de Robert.

Falta de tiempo

Hace unos años que Robert González se independizó de Nou Barris. Se instaló primero en el Born y en la actualidad reside en la Barceloneta, en un piso con vistas al mar. Pero la distancia con Nou Barris la marcó sobre todo su trabajo en Madrid, en las dos series de Antena 3, Bandolera y Milenium, que le obligaron a vivir allí un tiempo. El actor visita su barrio mucho menos de lo que le gustaría. «Siempre que vengo, bajo a la plaza de Ángel Pestaña porque sé que encontraré a alguien. En la plaza o en alguno de los bares que frecuentábamos», dice.

«Si yo viviera en Nou Barris, sería cerca de Prosperitat», asegura. «Es donde está mi vida de aquellos años, entre Prosperitat y Trinitat. Estos son barrios trabajadores, muy luchadores y reivindicativos, de gente muy comprometida que aprovechaban las fiestas para hacer asambleas», expone. «Droga y delincuencia también las vi. Me contaron que una chica del barrio fue al centro de Barcelona en moto y se la robaron. Se lo dijo a un vecino y este le confesó que había sido él y se la devolvió. Esto define perfectamente lo que eran estos barrios», concluye el actor Robert González.

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario