Canet Rock 2015

ruta EN horta-guinardó

Accesorios que visten

Detalles con estilo. Cinturones, bolsos, carteras, paraguas y bisutería son aspectos secundarios en la vestimenta que cada día tienen más importancia. En el distrito de Horta-Guinardó han proliferado en los últimos años las tiendas dedicadas a los complementos, sobre todo femeninos, objetos ideales para regalar en estas fechas.
TEXTO: LUIS BENAVIDES
FOTOS: MARIA PUJOL

Jueves, 27 de diciembre del 2012

GEORGINA
PERE PAU, 30
Artículos de piel

Georgina es el nombre de su hija y también de su negocio. Mercè Salmerón ha llegado a gestionar tres tiendas de marroquinería clásica, sobre todo billetería, bolsos y cinturones. «Mi primera tienda estaba en Gràcia y la de Horta fue la segunda», aclara la dueña. Salmerón decidió centrar todos sus esfuerzos en la tienda que mejor funcionaba. «Antes Pere Pau era una calle de mucho paso, de vecinos que salían del metro y subían la calle dirección a Vall d'Hebron. Con las nuevas paradas de metro, esto ya no es lo que era», se lamenta. En Georgina se pueden encontrar artículos de piel a precios muy competitivos y diferentes ofertas durante todo el año.

MON
PERE PAU, 4
Bisutería artesanal

La tienda de bisutería artesanal Mon abrió hace 17 años en el número 4 de la calle de Pere Pau. «Tenía cuatro cositas en plata y diseños propios en metal en una estantería y una vitrina. Me sobraba espacio», recuerda con nostalgia la propietaria, Rosa Lascorz, una enamorada de Horta. «Con 19 años descubrí este barrio y fue igual que un flechazo», aclara. La propietaria destaca el amplio abanico de precios. Hay para todos los bolsillos. «Tenemos cosas de bisutería artesanal baratita y también alguna cosa más exclusiva. En nuestro taller diseñamos nuestras propias piezas, buscando siempre hacer algo personal y original», explica Lascorz.

LA BOSSA
BAIXADA DEL MERCAT, 3
Especialistas en maletas

La Bossa es un negocio familiar dedicado a los complementos con dos establecimientos muy próximos, ambos en el barrio de Horta. «Las dos tiendas son complementarias. La de la calle del Tajo es mucho más pequeña y tiene carteras y bolsos. Aquí, por temas de espacio, estamos más especializados en maletas», explica Graciela Val, propietaria de un negocio que comenzó hace unos 28 en la calle de Tajo. La tienda de la calle Baixada del Mercat abrió dos décadas después, y esa juventud también se refleja en sus artículos. «Nuestro producto es más actual, con más colorido. La clientela tiene de 30 años en adelante», cuenta Val.

SALVATORE
TAJO, 53
Moda y arte

En la tienda Salvatore no solo se pueden encontrar productos italianos, aunque hacen bueno el nombre por la clase que se respira en el interior. «Pusimos el nombre Salvatore al negocio por Salvador, el padre de mi mujer», cuenta el actual propietario, Josep Gallardo, vecino del barrio de Horta de toda la vida. Durante los nueve años de vida del establecimiento, el sector ha variado poco o nada. «La evolución del producto es más de diseño, y ha venido marcado por las modas», puntualiza Gallardo, quien reserva las paredes de la tienda para exponer pinturas de artistas locales.

MISCEL·LÀNIA
HORTA, 57
Joyería reinventada

La antigua joyería Enric joiers, abierta en la calle de Horta durante algo más de 17 años, ha dejado paso a los complementos de Miscel·lània. «Ya había trabajo con ropa previamente, y esto ha sido una manera de adaptar el negocio a la demanda del barrio», cuenta Rosa García, la copropietaria, «La calle ha mejorado mucho el tránsito de gente en los últimos años con la apertura de la biblioteca Horta-Can Mariner», añade García. Miscel.lànea destaca por la buena relación calidad-precio de sus artículos. Y es que se pueden encontrarse pañuelos por 9 euros y bolsos por 25.

TRASKILÓN
RONDA DEL GUINARDÓ, 241
Entre tintes y peines

«Para entrar en una peluquería que se llama como la nuestra es necesario tener sentido del humor»
, afirma la propietaria de Traskilón, Mercedes Cuevas. Ella comenzó a introducir hace tres años artículos como camisetas y bolsos. Era una manera, continúa Cuevas, de aprovechar un espacio desaprovechado. Hoy, unos elegantes muebles, con algunos complementos y piezas de ropa, dan la bienvenida a la peluquería. «Las clientas las miran mientras esperan, y me hacen encargos de lo que necesitan o de lo que no encuentran. Así compro bajo encargo», señala la propietaria.

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario