El Periódico

"Casillas nos ha costado partidos, la Liga y nuestra eliminación de la Champions"

El presidente del Oporto Pinto da Costa ha culpado al meta del fracaso del equipo esta temporada según informa 'El Confidencial'

"Casillas nos ha costado partidos, la Liga y nuestra eliminación de la Champions"

AFP / MIGUEL RIOPA

Iker Casillas, durante un encuentro del Oporto

DANAE MORENO/ BARCELONA

Miércoles, 16 de marzo del 2016 - 11:38 CET

Iker Casillas, ex portero del Real Madrid durante 15 años y capitán de la selección española de fútbol con un palmarés de cinco Ligas, cuatro Supercopas de España, dos Copas del Rey, tres Ligas de Campeones, dos Eurocopas y un Mundial, abandonó el club blanco al final de la temporada pasada a raíz de la poca confianza que le ofreció José Mourinho y posteriormente Carlo Ancelotti.

Criticado por algunos sectores del Bernabéu, Iker encontró en el Oporto su salvavidas. En Portugal estaban esperanzados con la llegada del madrileño, considerado uno de los mejores porteros del mundo. Pero al poco tiempo las críticas empezaron a llegar junto a los malos resultados y las desastrosas "cantadas" del guardameta que se hacían eco en todos los medios de Portugal y del resto de Europa.

Mientras todo esto sucedía, el presidente del club Pinto da Costa lo protegía delante de los periodistas pero según 'El Confidencial', da Costa no aguanta más. "El fichaje de Casillas ha sido un absoluto fiasco. Iker no sólo no ha cumplido ninguna de las expectativas que teníamos, sino que nos ha costado partidos, la Liga y nuestra eliminación prematura en Champions. Si se va a EEUU, porque me ha dicho que el New York City lo quiere, será la mejor operación que hayamos hecho", aseguró según informa el rotativo.

Sergio González cuenta para SPORT cómo consiguió la camiseta de Neymar Jr. al final del partido entre el Sporting y el Barcelona, y lo mucho que le emocionó el gesto del brasileño

Cristiano Ronaldo falló delante de Javi Varas pero el balón salió rebotado y cuando Benzema logró anotar... Cristiano Ronaldo hizo un gesto de desagrado