• Lunes 21 abril 2014, 11:33 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión

PERFIL

Christian Alfonso: "Lo dejé todo por intentarlo y me salió bien"

El centrocampista del Espanyol fue considerado el mejor jugador del partido contra el Sevilla en la Copa del Rey

El jugador de L'Hospitalet, de 23 años, eligió a Pochettino porque "da muchas oportunidades a los canteranos"

Jueves, 15 de noviembre del 2012 - 14:01h. Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto
ARIADNA CAMPOS / Barcelona

Su madre le recuerda desde siempre llevando los balones con los pies en lugar de con las manos desde que tenía dos o tres años. En el caso de Christian Alfonso, la pasión por el fútbol también nació "antes de tener uso de razón", tal y como reconoce el propio futbolista con una sonrisa en la cara al recordar las palabras de su madre. No recuerda cuándo fue el momento exacto en el que supo que valía para esto del fútbol, pero sí que recuerda cómo se sentía cuando jugaba con 7 u 8 años en el patio del Pau Casals, su antiguo colegio, de L'Hospitalet y ya soñaba con ser un futbolista profesional.

Christian Alfonso en la Ciutat Esportiva del Espanyol en Sant Adrià

Aquel niño ha cambiado, y mucho; ha llegado a cumplir uno de sus objetivos que no es otro que "llegar a Primera División". Aún así, reconoce que pasó por "momentos duros" durante su adolescencia, ya que no acababa de dar el último estirón necesario para poder competir a primer nivel. De todos modos, logró enrolarse en las categorías inferiores del Espanyol durante dos temporadas, tras las cuales recaló en calidad de cedido en el L'Hospitalet durante un año.

"Cuando crezca"

El club blanquiazul consideraba que el centrocampista aún tenía que crecer y el propio Christian Alfonso reconoce que lo pasaba mal porque "veía muchos partidos desde el banquillo". Confiesa que fueron estos mismos motivos los que le "cabreaban y cabreaban", aunque al mismo tiempo eran los que le motivaban para regresar algún día. "Pues cuando crezca ya veréis", bromea el futbolista, que ahora mide más de 1,80, cuando recuerda lo que se le pasaba por la cabeza en esos momentos.

Con todo, se puede decir que L'Hospitalet, el equipo de la ciudad que le ha visto crecer, le brindó un camino alternativo, puesto que le dio la oportunidad de subir al primer equipo para competir primero en Tercera División y después en Segunda B. Del club franjirojo se lleva muchísimos recuerdos, amigos que aún conserva y consejos que le han servido a lo largo de su carrera profesional.

Oportunidades a los canteranos

Pero cuando equipos como el Real Madrid, Barcelona o Espanyol llamaron a su puerta hace ya dos temporadas, no pudo evitar decir adiós al Hospi. No dudó y apostó por el Espanyol pese a tener unas condiciones económicas mucho más suculentas en cualquiera de los otros dos conjuntos. "Conocía la filosofía del club y sabía que el míster daba muchas oportunidades a los canteranos y no lo pensé dos veces cuando vi que podía llegar a cumplir mi objetivo de estar en Primera", admite Christian.

Fútbol en lugar de odontología

De todos modos, el joven hospitalense no solo soñaba con ser futbolista de élite, sino que anhelaba también llegar a ser dentista, siguiendo así los pasos de su familia. Para ello estudió el bachillerato científico, aunque confiesa a su vez que siempre le ha gustado mucho la Filosofía. Ciertamente, era un as en las Matemáticas y un estudiante con un intelecto envidiable, pero decidió invertir todo su tiempo, potencial y dedicación en su verdadera pasión. "Si le dedicaba todo ese tiempo a mi carrera profesional, no me quedaba tiempo para nada más, así que lo dejé todo por intentarlo y me salió bien". Sin embargo, no descarta ir a la universidad si su carrera deportiva se truncara por cualquier motivo.

Entrenar a niños

Pero a sus 23 años no es de esas personas que se plantea el futuro, por lo que solo piensa en "disfrutar del presente" y de este momento tan dulce que está viviendo. De todos modos, considera que el fútbol le puede ofrecer otras salidas con el paso de los años, como la de dirigir a algún que otro equipo desde el banquillo. De hecho, no es algo nuevo para él, ya que hasta el pasado año llevaba a un grupo de niños de siete años en una escuela de Bellvitge. "Me encanta hacerlo y seguramente es a lo que me acabe dedicando".

Por el momento ya ha cumplido su principal objetivo, haber debutado en Primera División, aunque "la siguiente meta es estar ahí, jugando todos los partidos", ya que en lo que va de temporada tan solo se ha vestido de corto durante 55 minutos. Para ello, Christian entrena duro y trabaja al máximo de sus posibilidades, dado que quiere responder con total garantía cuando Pochettino decida explotar su talento sobre el terreno de juego. Se rige por el principio básico y fundamental del futbolista: "Voy a entrenar porque quiero jugar". Y ha sido esta la máxima que le ha valido para hacerse un hueco entre los mejores, dado que los frutos del éxito provienen de la ambición y el esfuerzo cosechado. Nadie le ha regalado nada. Es más, revela que en algunas ocasiones se ha visto obligado a renunciar a algunas cosas para llegar hasta donde ha llegado.

Aunque solo piensa en entrenar y dar el máximo de sí mismo para conseguir más minutos dentro del campo, Christian desconecta con la música, que le encanta, y disfruta pasando un rato en el estudio de unos amigos mientras los ve tocar y practicar. Sigue conservando a sus amigos de toda la vida, "especialmente a Raúl que siempre está ahí", y no duda en pasar tiempo con ellos siempre que puede.

Noticias relacionadas

 
Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Deportes

También en elPeriódico.com