El Periódico

El peor equipo del mundo le ofrece empleo a Mourinho

El Íbis Sport Club de Brasil le despediría si gana dos partidos seguidos

El peor equipo del mundo le ofrece empleo a Mourinho

AFP / GLYN KIRK

Mourinho, por los suelos en una imagen del pasado mes de marzo, cuando entrenaba al Chelsea.

EFE / RÍO DE JANEIRO

Martes, 29 de diciembre del 2015 - 18:39 CET

El Íbis Sport Club, un equipo brasileño que se promueve como el "peor del mundo" y llegó a alcanzar un récord mundial de partidos sin vencer, decidió aprovechar la presencia en Brasil del entrenador portugués José Mourinho para ofrecerle empleo. La propuesta fue hecha en un ingenioso, irreverente y gracioso contrato que el club publicó en sus redes sociales y que incluye cláusulas que premian al polémico técnico por dejarse vencer.

"No le daremos garantía de continuidad en nuestro club en caso de que el equipo tenga una secuencia de dos victorias (como máximo) o títulos", asegura en su propuesta la entidad con sede en la ciudad de Paulista y que no está clasificada para ninguna división del Campeonato Brasileño.

El club, que este año disputó la Segunda División del campeonato regional del estado de Pernambuco (nordeste), agrega que, aprovechando que Mourinho está sin trabajo actualmente, le ofrece un contrato de dos años con inicio el 28 de diciembre (día de los Santos Inocentes) de 2015. Como atractivo, el Ibis ofrece como salario mensual una canasta básica de alimentos, primas por cada partido perdido, aumento salarial si el equipo pierde por goleada y rescisión inmediata del contrato en caso de que conquiste algún título.

La publicación del anuncio coincidió con la llegada del técnico recién despedido del Chelsea al estado brasileño de Pernambuco, en donde pasará unos días de descanso. Pese a que llegó a ser subcampeón de la segunda división del Campeonato Pernambucano, el Ibis se ganó en el Libro Guinness de Récords el calificativo de "peor equipo del mundo" por una secuencia de 23 partidos sin conocer la victoria, entre julio de 1980 y junio de 1984, casi cuatro años.

Leo Messi muestra su 'fair play' en el partido Osasuna - FC Barcelona