El Periódico

ALPINISMO

Pelea a puñetazos y pedradas entre alpinistas y serpas en el Everest

Los guías nepalís se indignaron con los exploradores por no obedecer sus instrucciones

AGENCIAS / Madrid

Lunes, 29 de abril del 2013 - 17:25 CEST

Ueli Sterck, en el Everest, en una expedición anterior.

El Everest es, posiblemente, el escenario menos apropiado para una pelea a base de puñetazos y pedradas, pero eso es precisamente lo que sucedió este domingo, a unos 7.470 metros de altura, de camino al campamento 3. Según un testigo, "dos famosos alpinistas europeos" --a saber, el suizo Ueli Sterck, famoso por sus hazañas en solitario y sus registros de velocidad, y el italiano Simone Moro, que ha conquistado el techo del mundo en cuatro ocasiones-- no respetaron las recomendaciones de sus serpas, lo que provocó la indignación de estos y dio lugar a una batalla campal.

Al parecer, un grupo de guías nepaleses estaban montando unas cuerdas para asegurar la ascensión, por lo que pidieron a los exploradores que aguardaran mientras terminaban el trabajo. Pero estos hicieron caso omiso y siguieron escalando con la intención de alcanzar los 8.848 metros por una nueva vía y sin oxígeno. Su imprudencia casi tiene consecuencias fatales, pues un trozo de hielo se desprendió y golpeó a los serpas.

En un primer momento el incidente no tuvo mayor trascendencia, pero poco a poco el ambiente se fue caldeando. Horas más tarde, una furiosa multitud de nepaleses irrumpieron en las tiendas de los alpinistas y les lanzaron piedras. Cuando los dos exploradores y Jonathan Griffith, el fotógrafo británico que los acompañaba para registrar su aventura, salieron, comenzaron los puñetazos. Casi una hora después, los escaladores recogieron sus pertenecias y regresaron al campamento base.

Acusaciones mutuas

El Departamento de Alpinismo de Nepal ha confirmado los hechos y ha abierto una investigación, ya que ambas partes se acusan mutuamente de haber comenzado la pelea. Por su parte, la compañía Cho-Oyu Trekking, que organizó la expedición, ha explicado que sus clientes no estaban de acuerdo con las instrucciones de los guías y que decidieron seguir por su cuenta, lo que molestó a los serpas.

Según un policía local, Steck pasó la noche en un hospital cerca del aeropuerto, pero su aspecto era "perfectamente normal" y no tenía heridas de gravedad. De hecho, este mismo lunes, un helicóptero lo ha trasladado al campamento base, donde lo esperaba Moro. Los dos alpinistas tienen la intención de continuar con su aventura.

Este año se cumple el 60º aniversario de la conquista del Everest. El neozelandés Edmund Hillary y el serpa Tenzing Norgay fueron los primeros en alcanzar la cima, el 29 de mayo de 1953. Desde entonces, cada año cientos de personas acuden en tropel al Himalaya con el fin de repetir la hazaña, por lo que cada vez el espacio es más reducido, y los conflictos, más frecuentes.

No le asusta tener que ganarse la titularidad, pero tampoco quiere aburrirse en el banquillo