El Periódico

Venta Raimon 75 cabecera

Doble golpe al deporte

Fútbol entre el dopaje y las trampas

DAVID TORRAS
BARCELONA

Martes, 5 de febrero del 2013

El fútbol tampoco está a salvo del tsunami de corrupción que arrasa una sociedad donde no hay día en que no salga a flote algún ladrón o algún tramposo. Ayer, una doble noticia golpeó a este deporte desde dos frentes muy alejados, pero unidos por este creciente vicio de no jugar limpio. Unos a la hora de cobrar, otros a la hora competir. Total, que el deporte más popular tampoco se ha librado de quedar bajo sospecha por dos motivos tan graves y desalentadores como el amaño de partidos y el dopaje. Dos denuncias que no son nuevas pero que esta vez emergen con más fuerza y pruebas que de costumbre.

En la tormentosa operación Puerto, una historia que se arrastra desde hace casi siete años (en otro ejemplo de que la justicia española trabaja en 'slow motion'), el ciclismo siempre ha estado en primer plano, deshonrado por su propio pelotón. Lo lleva en la sangre, marcados como están casi todos sus héroes, con la mentira de Lance Armstrong como símbolo de esta lacra. La próxima semana les tocará declarar a los identificados en la operación Puerto; entre ellos, Beloki, Hamilton, Basso y Scarponi explicando los métodos de Eufemiano Fuentes.

APUESTAS ILEGALES / Pero en esta trama siempre han quedado en el aire otros nombres de peso, vinculados a otros deportes, en especial, el fútbol, el atletismo y el tenis. En el sumario de 33.000 folios empiezan a deslizarse indicios que apuntan a clubs. A las siglas 'RSoc', relacionadas con la Real Sociedad y que el expresidente Iñaki Badiola ha certificado, se añade ahora el nombre del Milan. La sensación es que la lista no acaba ahí, y que durante un determinado periodo esa práctica estuvo más extendida, aunque hay dudas de que llegue a saberse toda la verdad.

Paralelamente, en La Haya también se habló de fútbol, y mal. El director de la Europol, Rob Wainwright, apareció en rueda de prensa para informar de la desarticulación de una red internacional de corrupción que afecta a 15 países, entre los que no se encuentra España pero sí Alemania, Holanda y Gran Bretaña, y que ya ha provocado 50 detenciones, aunque se esperan más.

Se trata de una trama de apuestas ilegales controlada desde Asia, que entre el 2009 y el 2011 afectó a más de 380 partidos en Europa, además de otros tantos en Sudamérica y África (en la lista hay algunos de clasificación para el Mundial, dos de la Liga de Campeones, uno de ellos disputado en Inglaterra, y de varias Ligas nacionales), y que habría generado 8 millones de beneficios, con pagos de 2 millones de euros por sobornos. Futbolistas, dirigentes y árbitros figuran entre los implicados.

La FIFA pidió ayuda para luchar contra estas mafias. El fútbol tampoco está libre de pecado.

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario