El Periódico

LA MODIFICACIÓN PODRÍA SER A PRINCIPIOS DE JUNIO

La FIFA suprimirá con condiciones el triple castigo de penalti, roja y suspensión

Infantino comunica el inicio de los experimentos al menos durante dos años para que los árbitros usen el vídeo

La FIFA suprimirá con condiciones el triple castigo de penalti, roja y suspensión

REUTERS / HANNAH MCKAY

Gianni Infantino atiende a los periodistas en Cardiff.

EFE / MADRID

Sábado, 5 de marzo del 2016 - 16:17 CET

El nuevo presidente de la FIFA, el suizo Gianni Infantino, adelantó este sábado la supresión, con condiciones, del "triple castigo" (penalti, roja y suspensión) y comunicó el inicio de los experimentos para el uso del vídeo por parte de los árbitros durante un periodo de al menos dos años.

En la rueda de prensa posterior a la reunión general Anual de la IFAB, celebrada en Cardiff, Gianni Infantino ha explicado que en aquellas acciones en las que el portero o el defensa cometan una falta dentro del área cuando intenten disputar el balón al jugador rival "no será tarjeta roja, sino amarilla".

Sí se mantendrá la expulsión por roja directa en acciones violentas o en las que no haya opción de disputar el balón. "Pero en aquellas en las que, por ejemplo, el portero salte a por el balón y golpee al rival, será penalti y tarjeta amarilla", dijo Infantino.

La modificación de la norma del "triple castigo" se podría producir "a primeros de junio", por lo que sería aplicada en la Eurocopa de Francia 2016 y en la Copa América Centenario del próximo verano.

Esta decisión "histórica" responde a la voluntad del nuevo presidente de la FIFA de "escuchar a los aficionados y a los jugadores", y de concretar medidas y propuestas en beneficio del fútbol. "Estamos abiertos a concretar medidas y pasos para mostrar que una nueva era ha comenzado en la FIFA y en la IFAB", subrayó Infantino.

Entre esas medidas está, asimismo, la creación de un protocolo para introducir de forma experimental "en vivo", durante un periodo de dos años, del uso del vídeo por parte de los árbitros.

"Debemos valorar el impacto que el uso de la tecnología tiene sobre el desarrollo del juego. Debemos valorar qué es lo mejor para el fútbol. Tenemos que hacer pruebas para saber si tenemos que aplicarlo o no. Debemos liderar una discusión, no bloquearla", afirmó Infantino.

El uso del vídeo por parte de los colegiados fue uno de los asuntos incluidos en el orden del día de la Reunión General Anual de la IFAB, que también discutió sobre los llamados "banquillos de castigo" o la posibilidad de permitir una cuarta sustitución en aquellos partidos en los que sea necesaria la prórroga.

El director ejecutivo de la Asociación Irlandesa de Fútbol, Patrick Nelson, justificó el periodo de prueba de dos años necesario para la implementación del uso del vídeo en situaciones de gol, penalti, expulsión por roja directa o dificultad para identificar a un jugador. "Tenemos que estar seguros de que cada experimento que probemos es lo que el fútbol necesita", apuntó.

Estos experimentos podrían derivar en la aplicación del uso del vídeo por parte de los árbitros en la temporada 2017/18. "Los partidos amistosos son un escenario ideal para iniciar la prueba de la asistencia de vídeo", consideró Stewart Regan, el representante de la federación escocesa.

Los miembros de la IFAB (las asociaciones de fútbol de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte, así como la FIFA en representación de las 205 asociaciones miembros restantes), que se turnan para albergar la reunión anual de forma rotativa, aprobaron igualmente algunas modificaciones de las reglas de juego.

Así, en el saque de centro la pelota podrá moverse en cualquier dirección y no necesariamente hacia adelante. Asimismo, un jugador lesionado en una acción que el árbitro haya castigado con una tarjeta amarilla o roja podrá recibir una rápida atención médica sin tener que abandonar posteriormente el terreno de juego. Esto evitará que el infractor compita en ventaja numérica.

TEMAS

Suárez y Messi (2) fueron los goleadores de un Barcelona que perdonó muchas ocasones