El Periódico

El Arsenal trunca el sueño del Leicester en el último suspiro

Un gol de Welbeck en el minuto 95 tumba al equipo de Ranieri, que se había adelantado pero acabó con 10

El Arsenal trunca el sueño del Leicester en el último suspiro

GERRY PENNY

Danny Welbeck remata de cabeza el gol que dio la victoria al Arsenal ante el Leicester en el minuto 94. 

POL GUSTEMS / MANCHESTER

Domingo, 14 de febrero del 2016 - 20:33 CET

El Leicester apuró el sueño hasta el último suspiro. Con un jugador menos durante más de media hora, recluidos en el área propia y el guardameta Kasper Schmeichel utilizando todos los recursos que le enseñó su padre, los pupilos de Ranieri se aferraban a una fantasía casi imposible en el Emirates Stadium. El gol de Welbeck en el minuto 95 fue uno de esos momentos que pueden cambiar tendencias y decidir campeonatos. El Arsenal ganó al líder (2-1), le hizo una herida considerable y espera sacar rédito de ella en los siguientes partidos. La mentalidad de campeón ofrecida por los foxes recibe ahora una prueba definitiva. Ranieri estuvo solo a un milímetro de levantar media Premier.

Arsène Wenger le enseñó al Barça su equipo de gala, con Alexis, Özil y Ramsey por detrás de Giroud. Salvo la duda de Mertesacker en defensa, es muy probable que los otros 10 repitan cuando reciban a los azulgrana la próxima semana. En la primera mitad, el incansable Kanté dominó a la medular 'gunner' y Vardy adelantó a su equipo de penalti. No lo era.

EXPULSIÓN DECISIVA

La expulsión de Danny Simpson en la reanudación por doble amarilla sonó a compensación del colegiado y sentenció al Leicester, cuya resistencia fue admirable pero insuficiente. Walcott primero y Welbeck con el tiempo cumplido dieron la vuelta al marcador. La batalla había sido de ida y vuelta, ocasiones en ambas porterías y un ritmo frenético.

«La realidad apesta», escribió Gary Lineker, ilustre seguidor del Leicester, cuando terminó el encuentro. Ranieri criticó el arbitraje: «Estoy enfadado. Un árbitro internacional ha enseñado dos amarillas en jugadas que solamente eran falta. Quizás la grada le puso bajo presión». Fue la primera vez en toda la temporada en que al Leicester le expulsan un futbolista. Un contratiempo decisivo en el día menos oportuno. No fue el mejor estreno del técnico italiano en el Emirates. El Arsenal tampoco el mejor rival, pues solo ha conseguido ganarles un partido en 16 enfrentamientos.

TROPIEZO DEL CITY

En el otro gran partido de la jornada, Manchester City y Tottenham protagonizaron un duelo táctico muy igualado. Después de un primer tiempo sin ocasiones, Harry Kane adelantó a los visitantes al convertir un penalti que tampoco era, pues el balón no golpeó en la mano de Sterling ni éste estaba dentro del área. El guion parecía calcado al del Emirates porque el City reaccionó al final con la entrada del prometedor Kelechi Iheanacho. El nigeriano anotó el empate tras un buen centro del Clichy. Sin embargo, el conjunto de Pochettino encontró el premio a su mayor ambición: un pase filtrado de Lamela habilitó a Eriksen, que convirtió el tanto de la victoria (1-2).

El gran perjudicado de la jornada fue el equipo de Pellegrini, ahora cuarto en discordia mientras Leicester, Tottenham y Arsenal se juegan el primer puesto. El City no ha ganado un solo partido esta temporada contra los seis primeros clasificados. Y el gran triunfador es el equipo de Pochettino, que no para de recibir elogios. El técnico de moda avisa: «Ahora nuestros aficionados pueden comenzar a soñar».

Luis Enrique recuperó a dos importantes efectivos de cara a la segunda jornada del campeonato de liga

Bravo ha preferido jugar en el City antes que renovar por el Barça