El Periódico

los estrenos de la semana / crítica

'The cove', un contundente (y lúdico) alegato

por Quim Casas

Viernes, 11 de junio del 2010

The cove es como tres películas en una, pero muy bien ensambladas. La primera pertenece a la historia de Richard O'Barry, un adiestrador de delfines que trabajó durante años en la famosa serie de televisión Flipper, comprendió después lo que sufrían los delfines en cautiverio, asegura que vio cómo uno de sus delfines se suicidaba y se convirtió en un entregado activista y en el principal enemigo del Gobierno japonés, ya que O'Barry ha cuestionado la caza y matanza indiscriminada de delfines realizada en aquel país.

La segunda es un alegato, suscribiendo todo lo expuesto por O'Barry, contra el comercio de delfines en todos los sentidos, sea en delfinarios donde se les obliga a realizar actividades que acaban estresándolos o como manjar preciado. O'Barry y los responsables del filme van un poco más allá: no solo muestran lo que se hace con los delfines capturados, sino que buscan el lugar remoto, la cueva que da título al documental, donde los delfines que no sirven son masacrados.

La tercera, fundamental, durísima –aquí se muestra el mar convertido en una viscosa capa de color rojo tras la matanza de delfines– pero también muy divertida, atañe a los preparativos del equipo de rodaje para entrar su material en Japón, pasar los controles de la aduana, colocar sofisticadas cámaras de alta definición escondidas en rocas y arbustos y poder filmar la matanza que el Gobierno y los pescadores japoneses han ocultado durante años

El propio director del filme, Louis Psihoyos, aparece risueño ante la cámara para explicar los pormenores de la expedición y asegurar que reclutó un equipo de trabajo muy similar a los Ocean's eleven de George Clooney y compañía. Lo mejor del filme, de imágenes tan bellas como turbadoras, es que sabe ser un alegato en toda regla sin dejar de lado ciertos aspectos lúdicos, por lo que la tesis se hace más gráfica y la crítica alcanza así un mayor relieve.

La Rojita superó a Italia gracias a los tres goles de Saúl Ñíguez, MVP del partido