El Periódico Sociedad

INSTALACIÓN SINGULAR

El Observatorio Fabra renace de color gris

Las obras de restauración recuperan el diseño original de principios del siglo XX

  • El Observatorio Fabra renace de color gris

    FERRAN NADEU

    El Observatorio Fabra, junto al Tibidabo, tras las obras de restauración.

  • El Observatorio Fabra renace de color gris

    FERRAN NADEU

    La fachada principal del Observatorio Fabra, totalmente remozada. Se han recuperado unos antiguos azulejos.

Lunes, 19 de junio del 2017 - 20:42 CEST

El Observatorio Fabra, centenaria instalación científica situada en la ladera de Collserola, junto al Tibidabo, ha recuperado el aspecto que tuvo en sus orígenes gracias a unas obras de restauración que han durado medio año y que han incluido mejoras en la cúpula y en la fachada, entre otras actuaciones. Sin embargo, el cambio sin dudas más visible es el color: el edificio, que con motivo de los Juegos Olímpicos fue recubierto de un inexplicable amarillo, vuelve a ser de color gris, tal y como lució durante décadas según el diseño original del arquitecto modernista Josep Domènech i Estapà (1858-1917).

Ramon Pascual, presidente de la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona (RACAB), propietaria del Observatorio Fabra, ​​y Jordi Portabella, director del Área de Investigación de la Obra Social La Caixa, que ha impulsado las obras, han presentado esta tarde la restauración del edificio y las actividades de divulgación científica de este verano a través del programa Sopars amb Estrelles. La instalación científica recibió el año pasado unos 14.500 visitantes, incluyendo colegios y los Sopars divulgativos.

MECANISMO DE LA CÚPULA

El edificio, inaugurado en 1904, es obra del arquitecto modernista Josep Domènech i Estapà

Uno de los trabajos más importantes ha afectado al mecanismo de giro de la cúpula que protege en su interior al telescopio. "Se ha hecho una actualización del movimiento", destaca Jorge Núñez, director del observatorio. Tras más un siglo de uso, alguno de los dientes metálicos de la cremallera que permite que la cúpula se desplace estaban rotos y ha sido necesario cambiarlos. Además, las más de 50 ruedas sobre las que gira la cúpula estaban desgastadas y también se han sustituido. Finalmente, el motor que hace girar el telescopio se ha sustituido por uno que reduce las posibles imprecisiones. "Algunas cosas se habían ido parcheando como buenamente se podía. Ahora ha sido una reforma completa", añade.

En cuanto a la cúpula en sí, de 10 metros de diámetro, se han reparado las placas metálicas que la forman y se ha repintado tanto por dentro como por fuera. También se han rehecho las cerámicas originales de todo el perímetro, suprimidas en una restauración anterior. "Las habíamos visto en fotos y blanco y negro. Ahora han resucitado", dice el arquitecto Carles Buxadé, que ha dirigido las obras de restauración,

Por lo que respecta al edificio, la fachada principal se ha limpiado con áridos. En las otras fachadas se ha repicado el estuco original y los restos de la última reparación hasta llegar a la base. Buxadé explica que para la fachada se ha buscado un material muy similar a la llamada Piedra de Montjuïc, la piedra arenosa con la que se hizo el proyecto original, un material gris con vetas rojizas. "No es que el observatorio tuviera grietas o estuviera en mal estado -insiste Buxadé-, sino que presentaba una imagen que no tenía nada que ver con el original". Asimismo, se han renovado y sustituido las 95 ventanas del observatorio, que ahora son de Climalit, y se ha cambiado toda la carpintería y las tejas de la cubierta.

SERIES CENTENARIAS

El Observatorio Fabra mantiene una triple vertiente científica: astronomía, sismología y meteorología. Evidentemente, Barcelona ya no tiene el cielo diáfano que permitió que el astrónomo Josep Comas Solà, primer director del Fabra, descubriera diversos asteroides. Sin embargo, se siguen realizando estudios muy interesantes, como destaca Núñez. "Antiguamente solo llegábamos a magnitud 12, pero ahora, gracias a la mejora de los telescopios, vemos hasta 19", añade el actual director. Actualmente, las observaciones del Observatorio Fabra se complementan con las que se hacen en el Observatorio Astronómico del Montsec, con un nuevo telescopio compartido con el Real Observatorio de la Armada de San Fernando. Finalmente, el Fabra destaca por sus series centenarias en meteorología y sismología.

Cronología

1904 4 de abril. Inauguración oficial del observatorio.

1910 Avistamiento y estudio del cometa Halley.

1915 Comas Solà descubre el asteroide 804 Hipania.

1920 Comas Solà descubre el asteroide 925 Alfonsina.

1923 19 de noviembre. Mayor terremoto detectado. Epicentro en el Vall d’Aran. Magnitud: 5,6.

1937 Año más seco (401mm).

1956 10 de febrero. Temperatura mínima absoluta (-10°C).

1962 25 de diciembre. Mayor nevada del siglo XX (60-80 cm).

1971 Año más lluvioso (1.122 mm).

1982 6 de julio. Temperatura máxima absoluta (39,8°).

1984 29 de abril. Velocidad máxima del viento (144 km/h).

1985 Avistamiento del cometa Halley por segunda vez.

1991-1992 Grandes obras de reforma.

1995 Avistamiento del cometa Hyakutake.

1999 11 de agosto. Eclipse de Sol.

2003 Agosto. Mes más cálido (28,5°C de media).

2010 16 de septiembre. Inauguración del telescopio Fabra–ROA en el Montsec.

2014 4 de marzo. Es declarado bien cultural de interés nacional (BCIN) por la Generalitat.

El colegiado canario dio su versión de la jugada en la que no concedió un claro gol legal al Barça en el Villamarín