El Periódico Sociedad

Concierto Beatles

investigación en cáncer

Las grasas favorecen la metástasis de las células tumorales

Los ratones con una dieta rica en lípidos sufren más el proceso y de forma más agresiva

La investigación se ha realizado en el Institut de Recerca Biomèdica de Barcelona

Las grasas favorecen la metástasis de las células tumorales

FERRAN NADEU

Los investigadores Salvador Aznar Benitah, coordinador del trabajo, y Gloria Pascual, primera firmante, en un laboratorio del Institut de Recerca Biomèdica de Barcelona (IRB Barcelona).

Miércoles, 7 de diciembre del 2016 - 19:14 CET

Alrededor del 90% de las muertes por cáncer se producen por culpa de las metástasis, proceso que acontece cuando una célula cancerosa se desprende de un tumor, viaja por el sistema circulatorio o linfático y acaba formando tumores en partes distantes del cuerpo. Ahora, investigadores del Institut de Recerca Biomèdica de Barcelona (IRB Barcelona) han identificado las células responsables de iniciar este proceso, que al parecer es común a todos los tipos de tumor, y han comprobado en pruebas 'in vivo' con roedores que el mecanismo se acelera cuando en la dieta aumentan los niveles de grasa.

"Si cortas el suministro de grasas en las células que generan metástasis, son prácticamente incapaces de desarrollarla", afirma el coordinador del trabajo, Salvador Aznar Benitah, investigador ICREA de la Generalitat y jefe del grupo Células Madre y Cáncer del IRB Barcelona. "Quizá seguirá creciendo el tumor, pero hará muchas menos metástasis o no hará", insiste.

Los detalles de la investigación se han publicado en la revista 'Nature', con Gloria Pascual como primera firmante.

La clave en el proceso es una molécula situada en la membrada celular llamada CD36, conocida con anterioridad, que está implicada en el metabolismo de los lípidos, es decir, en la absorción de los ácidos grasos por parte del organismo. Los investigadores observaron en primer lugar que un incremento de la presencia de CD36 en los tumores bastaba para transformar en metastática una célula que antes no lo era. "Como se sabe que CD36 transporta ácidos grasos al interior de las células -explica Aznar Benitah-, estudiamos el papel que tendría una dieta grasa en la metástasis. Y los resultados demostraron que altos niveles de ácidos grasos en la sangre aumentan el numero de focos metastáticos".

Una patente y potencial tratamiento en un plazo de 5-10 años

Con posterioridad a sus descubrimientos, los investigadores del IRB idearon un tratamiento con anticuerpos monoclonales que, en las pruebas con ratones de laboratorio, logró bloquear la actividad de CD36 y redujo drásticamente (80%-90%) las metástasis y su tamaño. No se observa ningún efecto secundario. Sin embargo, advierten de que por ahora no sería aplicable en humanos. "No cumplen el grado clínico", dice Aznar.


El IRB Barcelona ha solicitado la protección por patente de los resultados. Actualmente, en colaboración con la empresa británica MRC Technology, los investigadores trabajan en adaptar la terapia a las necesidades humanas, pero son cautos e insisten en que pasarán varios años hasta que el producto terapéutico esté disponible. "Quizá entre cinco y diez años, si es que realmente todo funciona como esperamos", como dice Aznar.

“Esperamos que el estudio sea un acicate para el avance de la investigación en metástasis y que podamos validar el potencial de CD36 como tratamiento antimetástasis. Algo así no ocurre todos los días”, añaden los investigadores.

RATONES AVATAR

Los investigadores comprobaron el proceso en tumores humanos que fueron insertados en ratones avatar. Para observar el desarrollo, el surgimiento de las metástasis, estas pruebas no se pueden hacen in vitro, explica el coordinador de las investigaciones. Concretamente, se hizo con muestras de pacientes con carcinomas orales de diverso grado de agresividad, proporcionadas por el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, con la coordinación de los doctores Coro Bescós y Juan Antonio Hueto.

Los investigadores dieron a los ratones una dieta rica en grasas (un 15% más del consumo normal) y el resultado fue incontestable: cerca del 80% de los animales tenían más metástasis y de mayor tamaño.

Bescós destaca el trabajo como fruto de una fecunda colaboración. "Esperemos que los futuros ensayos clínicos sean fructíferos", dice. Los pacientes cedieron las muestras de forma anónima tras someterse a una extracción.

COMÚN A TODOS LOS TUMORES

El proceso parece común para todos los tumores, dice Aznar. Los investigadores han comprobado que el efecto de CD36 es el mismo en células de melanoma y cáncer de mama. “No lo hemos comprobado todavía para todos los tumores, pero creemos que puede ser un marcador general", prosigue. Análisis estadísticos de muestras de pacientes demuestran que inhibir la actividad de CD36 reduce las metástasis en carcinoma de ovario, hepático y de pulmón.

Un detalle curioso es que el efecto de CD36 se potencia especialmente con un ácido graso específico, el ácido palmítico, muy usado en la comida procesada, incluidos productos que se promocionan como saludables, explica Aznar Benitah. Se trata de un componente principal del aceite de palma y, en proporciones más bajas, del aceite de coco y otros.

RELACIÓN DIRECTA

“Parece existir un enlace directo entre consumo de grasas y potenciación de las metástasis a través de CD36, al menos en ratones inoculados con células tumorales humanas -dice Aznar Benitah-. Hay que hacer más estudios para entender esta intrigante relación entre dieta y metástasis, sobre todo porque en las sociedades industrializadas estamos incrementando de forma alarmante el consumo de grasas saturadas y de azúcares. Hay estudios que apuntan que un tercio de la población será obesa en el año 2020", prosigue el investigador del IRB Barcelona. “Las grasas son necesarias para el organismo, pero la desmesura puede tener un impacto en salud como ya se ha demostrado antes para algunos tumores, como el de colon, en incluso para la población diabética”, concluye.

El nuevo diseño de Nike incorpora al nuevo patrocinador, Rakuten