El Periódico Sociedad

Entradas para el teatro

ÚLTIMA HORA El Barça gana en el Calderón al Atlético (2-3) y pasa a semifinales de la Copa

EN AGUAS DE BALEARES

Detectadas por primera vez larvas de un crustáceo invasor en el Mediterráneo

El camarón oriental, originario de Asia, es un potencial competidor de las especies autóctonas

ANTONIO MADRIDEJOS / Barcelona

Jueves, 24 de enero del 2013 - 14.03 h

Larvas de camarón oriental o 'Palaemon macrodactylus' detectadas en las Baleares.

Un pequeño crustáceo propio de Asia oriental, que en otras regiones del planeta ha sido catalogado como especie invasora, ha sido detectado por primera vez en aguas del Mediterráneo, concretamente en Baleares, según ha informado el Instituto Español de Oceanografía (IEO).

La especie, conocida como camarón oriental o Palaemon macrodactylus, ya había sido observada en el mar Negro y en la costa Atlántica de Francia y Andalucía (estuario del Guadalquivir), así como en las costas este y oeste de Estados Unidos, Australia y Argentina, entre otras zonas.

"Hemos visto larvas en varias campañas y en varios emplazamientos, lo que presupone casi con total certeza que hay camarones adultos", afirma a este diario Asvin Pérez Torres, autora principal del trabajo. El hallazgo lo han efectuado Investigadores del Centro Oceanográfico de Baleares, dependiente del IEO, en colaboración con el Instituto Português do Mar e da Atmosfera, en Lisboa, y el Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía, del CSIC. Los detalles de la investigación se han publicado en la revista especializada Mediterranean Marine Science Journal.

Como otros crustáceos invasores, el origen más probable de la colonización son las aguas de lastre soltadas por buques procedentes de otras regiones, prosigue Pérez Torres. Sin embargo, las larvas detectadas son muy jóvenes, normalmente de entre 5 y 15 días, lo que sugiere que son el resultado de una anterior colonización. Según la investigadora, teniendo en cuenta la duración del desarrollo larvario de esta especie, "lo más probable es que estas larvas provengan de puestas de adultos asentados en el Mediterráneo occidental", añade la investigadora, que realiza su doctorado en el IEO sobre ecología de las primeras fases del desarrollo de crustáceos decápodos.

Muy resistente

El Palaemon macrodactylus, que puede medir unos dos centímetros, es similar en tamaño a otros camarones del mismo género presentes en aguas españolas y es un potencial competidor. "Ha demostrado una gran resistencia a diversos ambientes, incluso con escasez de oxígeno -añade Pérez Torres- Normalmente son aguas someras de estuarios y puertos, pero también se ha detectado en aguas más profundas."

La introducción de especies alóctonas es la segunda causa de pérdida de biodiversidad, dice el IEO. Especialmente preocupantes son las especies invasoras, cuya capacidad de adaptación y colonización de nuevos ambientes les permiten una rápida dispersión y asentamiento en los hábitats ocupados, donde pueden llegar a desplazar a las especies autóctonas. "Y el mar Mediterráneo es uno de los puntos calientes por lo que respecta a invasiones biológicas marinas a nivel mundial", añade.

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario