El Periódico

CONCESIÓN DE LAS AYUDAS STARTING GRANTS

Entre gorilas y nanoóptica

Diez jovenes científicos que trabajan en Catalunya recibirán hasta dos millones de euros de la UE para realizar investigaciones punteras Son el 43% de los premiados en España

ANTONIO MADRIDEJOS
BARCELONA

Lunes, 25 de octubre del 2010

  • Seleccionados 8Tomàs Marqués, en el Institut de Biologia Evolutiva de Barcelona, y Romain Quidant, en el Institut de Ciències Fotòniques.

  • Seleccionados 8Tomàs Marqués, en el Institut de Biologia Evolutiva de Barcelona, y Romain Quidant, en el Institut de Ciències Fotòniques.

La vida no les cambiará de forma sustancial, pues ambos seguirán pasando inagotables horas entre láseres y secuenciadores, pero el físico Romain Quidant (Dijon, Francia, 1975) y el biólogo Tomàs Marqués (Barcelona, 1975), podrán plantearse a partir de ahora unos objetivos difíciles de asumir en otras condiciones. Tras una selección que ha durado medio año, incluyendo dos comités y una intervención ante un tribunal, el Consejo Europeo de Investigación (ERC) acaba de concederles un Starting Grant, una ayuda millonaria concebida para que jóvenes y brillantes científicos puedan acometer proyectos innovadores. Son entre 1,4 y 2 millones de euros en cinco años, dependiendo del proyecto.

Podría pensarse en dos científicos con los bolsillos llenos, pero lo cierto es que el dinero se lo va a quedar la ciencia. Los 427 seleccionados, procedentes de todos los países comunitarios (y asociados),

deberán destinar la inversión a hacer realidad el proyecto presentado a concurso, lo que equivale a comprar instrumental y material fungible y, especialmente, contratar colaboradores y personal técnico. Todos los candidatos presentaron una planificación económica y ahora deberán rendir cuentas al ERF anualmente. De hecho, los ganadores ni siquiera palpan el dinero porque se gestiona a partir de los centros en los que trabajan.

Quidant, que ya dispone de un contrato ICREA de la Generalitat y de una subvención de la fundación Cellex, resume el espíritu de las ayudas: «Los Starting Grants están pensados para acometer investigaciones de riesgo, aspectos muy novedosos difíciles de llevar a cabo». Tomàs Marqués, que tiene una beca Ramón y Cajal del Ministerio de Ciencia, insiste en la misma línea: «Lo que yo pretendo hacer sería imposible sin esta inversión».

Con trayectoria

Concretamente, Quidant, que trabaja en el Institut de Ciències Fotóniques (ICFO), en Castelldefels, se apartará un poco de sus investigaciones más populares -nanopartículas para luchar contra los tumores- y ahora lo que pretende es aplicar las propiedades de la nanoóptica al mundo de la química. Sin embargo, lamenta no poder aportar más detalles porque, asegura, «todavía es secreto». Sus investigaciones se mueven en ese fascinante mundo de lo nanométrico en el que las leyes de la física clásica se diluyen.

Marqués, por su parte, quiere secuenciar 50 genomas de grandes simios para analizar las diferencias individuales y caracterizar la diversidad humana actual desde un punto de vista evolutivo. Marqués, recién concluida una estancia posdoctoral en Seattle (EEUU), acaba de incorporarse al Institut de Biologia Evolutiva de Barcelona (UPF-CSIC).

La convocatoria ha vuelto a ser un éxito para Catalunya, comenta el conseller Josep Huguet, pues los centros catalanes han copado el 43% de los Starting Grants españoles. De los 427 científicos escogidos, 23 proceden de centros españoles, un resultado inferior a los años anteriores y peor que el obtenido por Suiza, Israel y los Países Bajos. Británicos, franceses y alemanes, como suele ser habitual, han arrasado con 79, 71 y 67 seleccionados, respectivamente.

A diferencia de las dos promociones anteriores, en las que dominó la biología en sentido amplio, el reparto de este año ha sido más equitativo entre humanidades, ciencias de la vida y física-ingeniería. De hecho, cinco de los seleccionados en Catalunya son del primer apartado. Se trata de los economistas Nezih Guner (UAB), Fernando Broner (Centre de Recerca Econòmica Internacional-UPF) y Fabrizio Ferraro (IESE-Universidad de Navarra), así como la especialista en antropología Victoria Reyes (ICTA-UAB) y Salvador Soto-Faraco (MRG-UPF), del ámbito de la psicología. Los tres restantes han sido Guillem Aromí, especialista en magnetismo y moléculas funcionales de la UB; Santiago Badia, matemático del Centre Internacional de Mètodes Numèrics en Enginyería (CIMNE) y de la UPC, y Núria López, especialista en catálisis heterogénea del Institut Català d'Investigació Química (ICIQ), en Tarragona.

La selección no fue fácil, recuerda Marqués, si se tiene en cuenta que se presentaron 2.873 propuestas. Ahora, muy orgulloso, ya tiene planes de futuro: «Empezaré con tres colaboradores, aunque espero pasar a cinco en el segundo año». Quidant agrega: «Ya hemos planificado un anuncio y un concurso de méritos para quien quiera venir a trabajar». Necesitará algún posdoc, algún doctorando, algunos equipos...

Marco Verratti se muestra sorprendido ante la versión ofrecida por la 'Gazzetta dello Sport' sobre su reunión con el PSG