El Periódico

IGNORANCIA de los riesgos del ciberespacio

Los escolares reconocen que navegan sin control

El error más común entre los menores es la difusión de datos entre desconocidos

RAFA JULVE
BARCELONA

Miércoles, 27 de octubre del 2010

Internet está lleno de niños incautos que aceptan los caramelos que les ofrece cualquier extraño. La inmensa mayoría de los menores desconocen los riesgos que esconde la red y miles de ellos se relacionan en el mundo virtual con gente a la que no conocen. En una encuesta efectuada el curso pasado por los Mossos entre 6.000 escolares de 8 a 16 años, solo el 30% aseguraron conocer los peligros del ciberespacio, mientras que el 44% admitieron que chateaban con desconocidos.

«El principal error que suelen cometer los adolescentes es la difusión de datos personales y familiares sin tener en cuenta quién puede acceder a ellos», explica el sargento Rafael Carmona, jefe de la unidad central de Proximidad y Atención al Ciudadano de la policía autonómica. Los chavales no son conscientes del mal uso que otra persona puede dar a frases del tipo «no estaremos en casa durante dos semanas» o a fotografías en las que aparecen en bañador con unos amigos.

LOS 'AMIGOS' DE TUENTI / La eclosión de las redes sociales ha disparado estos comportamientos imprudentes. Los jóvenes compiten entre ellos para ver quién tiene más amigos en Tuenti (mayoritariamente) o Facebook. Uno de cada cuatro afirma que tiene más de 100 amistades en estas plataformas, lo que demuestra que muchos perfiles están abiertos de par en par a quien quiera infiltrarse en ellos.

La consecuencia de ello, sostiene el fiscal de delitos tecnológicos de la Fiscalía de Barcelona, Roberto Álvarez, es que «se han disparado los casos de acoso por internet». Afloran los sujetos que se ganan la confianza de un menor para pedirle que le envíe fotos o vídeos cada vez más íntimos y acabar finalmente extorsionándolo a él o a sus padres con la amenaza de difundir los contenidos si no le pasan más imágenes o le pagan cierta cantidad de dinero.

Por supuesto que la llamada sextorsión, la pornografía infantil y la pederastia son los males mayores -de ahí que el uso incorrecto de la web cam sea otro de los riesgos más acuciantes-, pero la difusión de datos y hasta de contraseñas de correo puede dar pie también a suplantaciones de identidad, al acceso a cuentas bancarias y al libre albedrío de virus y troyanos.

CONTENIDOS INADECUADOS / A todo ello hay que añadir otros dos problemas. Uno de ellos son los casos de ciberbullying, en los que las víctimas reciben todo tipo de insultos y burlas por parte de jóvenes de su entorno (en lo que va de año, los Mossos han recibido 30 denuncias por esta razón).

El otro son los contenidos inapropiados para su edad que un menor se puede encontrar solo con entrar en Google y teclear una palabra aparentemente inofensiva que ni los controles parentales detectan. «Se pueden evitar o minimizar muchos riesgos, pero no todos -admite el Sargento Carmona-. Por eso es muy importante dialogar con los niños. Explicarles que cuando se encuentren con estos contenidos tienen que explicárselo a sus padres sin ningún miedo». De la misma manera que se supone que lo harían si un extraño les ofreciera caramelos.

El Barcelona hará oficial su decisión de ejecutar la opción de compra de Gerard Deulofeu