• Viernes 24 octubre 2014, 15:28 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión

JORNADAS DE DISEÑO ORGANIZADAS POR ELISAVA

...y la luz se volvió santa

La iluminación de la Sagrada Família sigue las ideas que pensó Gaudí, que imaginó técnicas que en su época no existían

Un ciclo de conferencias sobre arquitectura explica los secretos

Viernes, 1 de febrero del 2013 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto
HELENA LÓPEZ
BARCELONA

Vea el vídeo de esta

Frente a su obra 8El consultor de iluminación Marià Vallès, explica a los jóvenes técnicos el por qué de la luz aplicada al templo. ELISENDA PONS

Edición Impresa

Edición Impresa

Versión en .PDF

Información publicada en la página 36 de la sección de cv Gran Barcelona de la edición impresa del día 01 de febrero de 2013 VER ARCHIVO (.PDF)

noticia con el móvil o

en e-periodico.es

Quizá por tratarse de la tarde que se trataba -la de este miércoles, minutos antes del Madrid-Barça- el consultor de iluminación Marià Vallès salpicó su visita técnica a la Sagrada Família de reveladores símiles futbolísticos. Parafraseando a Mario Nanni, Vallès inició la charla explicando por qué -a primera vista- el interior del templo parece algo oscuro: «la luz ha matado a la iluminación». ¿El ejemplo claro? El Camp Nou. «La iluminación es andar con el pincel, poco a poco. Si hay tanta luz no se puede», prosiguió Vallès, director del diploma de posgrado en Iluminación Arquitectónica de Elisava, organizadora del ciclo de conferencias Iluminando arquitectura, desde el concepto hasta la obra, en el que se enmarcaba la visita.

El lugar elegido para la charla no era casual. No hay en Barcelona obra más visitada y estudiada que la Sagrada Família, edificio que Vallès conoce bien, ya que su estudio lleva 15 años trabajando la iluminación del archifamoso templo.

Para centrar la visita -dirigida a un público profesional, formado por jóvenes técnicos en iluminación- Vallès dejó una idea: «Hay que partir de entender que la iglesia entera es una narración espiritual». Como no podía ser de otra forma, el consultor hablaba mucho de Gaudí. «Como sabía que no la acabaría, levantó una fachada entera, en vez de ir subiéndolas todas poco a poco, como sería lo habitual. Sabía que si no la levantaba él no la levantaría nadie», detalló. Y se centró en las clarísimas ideas que el arquitecto tenía para su obra magna, las ideas que costó un laborioso trabajo recuperar cuando en la guerra civil se perdió la gran maqueta que Gaudí había dejado hecha, cuya conservación hubiera ayudado -y no poco- a sus apasionados pupilos.

«Todo es un símbolo»

«Si tienes que iluminar una bodega tienes que saber de vinos, y no poco. Aquí es lo mismo. Tienes que saber de liturgia. Esto no es Port Aventura, no puedes hacer lo que quieras, aquí. Gaudí dejó claro que entrar en la Sagrada Família tenía que ser como entrar en un bosque cuando el día agoniza, y en eso llevamos trabajando 15 años», resumió Vallès. Partiendo de eso, y de que hay que poner en el centro al altar, lo más sagrado, y el resto de la nave debe estar en un segundo plano, equiparándolo al pueblo. «La nave tiene que tener poca luz porque el pueblo espera. Aquí no hay nada al azar. Aquí todos es símbolo», prosiguió apasionado mostrando la fría y vacía nave.

La luz era un elemento vital para Gaudí. Es padre de la célebre frase «la arquitectura es la ordenación de la luz». De hecho, no es nada nuevo que la luz es básica para las catedrales. «La luz se hace santa al entrar en el templo traspasando las figuras de santos en los ventanales góticos», apuntó con la misma pasión que su socio Jordi Ballesta, otro de los directores del posgrado en iluminación arquitectónica. Para Ballesta, una de las cosas más fascinante de su trabajo en el templo es ver cómo Gaudí había imaginado cosas que todavía no existían. Planteaba soluciones que en su época aún no habían sido creadas, pero pensaba «ya se inventará». Otra de las ideas que los técnicos transmitieron a los jóvenes diseñadores era la de que Gaudí siempre fue muy consciente de que la Sagrada Família le trascendería. Que no la acabaría y que tenía que pensar mucho más allá en el tiempo. «Y los arquitectos actuales siguen la misma línea», indicó Ballesta.

Los dos grandes trabajos en iluminación del equipo de Ballesta y Vallès en la basílica son los fanals del techo y los apliques de las columnas. «Gaudí dijo que los fanals debían ser como estrellas en el cielo, y nuestro trabajo, lo más laborioso de todo durante estos años, ha sido precisamente como se subtitulan estas jornadas: pasar del concepto, en este caso de la idea de Gaudí, a la obra», explicaron los consultores.

Lo que había venido siendo un tenaz y laborioso trabajo de hormiguita durante más de una década, dio un radical giro en el 2010, con el anuncio de la visita papal a la basílica. El minucioso y obviamente lento trabajo tuvo que coger otro obligado ritmo, ya que la Sagrada Família iba a ser el foco de las televisiones de medio mundo, así que tenía que estar iluminada. Se hicieron, pues, ciertas instalaciones que rompieron la liturgia gaudiniana, que están siendo enmendadas con el ritmo previo a la visita.

La intención es que para el 2026, centenario del nacimiento de Gaudí, el templo esté definitivamente acabado.

Noticias relacionadas

 
Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Barcelona

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado

También en elPeriódico.com