El Periódico

Entradas para el teatro

Cambios en el mapa comercial de BCN / La radiografía del sector

Locutorios y tiendas de telefonía lideran la oferta de inmigrantes

Nueve de cada 100 autónomos dedicados al comercio en BCN son extranjeros

La nacionalidad china supera por muy poco a la paquistaní en el sector

PATRICIA CASTÁN
BARCELONA

Sábado, 2 de febrero del 2013

Dos mujeres en un locutorio barcelonés, en el 2010.

la fruta que se asoma desde sus colmados, la luz que indica que están abiertos a altas horas y el trasiego de pequeños clientes pueden hacer pensar que, con tanta omnipresencia cotidiana, la alimentación es el alma mater del comercio inmigrante en la ciudad. Pero no. El último informe de la Confederació de Comerç de Catalunya indica que el capítulo de la telefonía, locutorios y locales de internet siguen siendo el negocio número uno con sello extranjero (16,24%), a escasa distancia de los colmados y pequeños súpers (16,07%). Le siguen los bares y cafeterías, los bazares, los restaurantes, las peluquerías y fruterías (empatados) y la ropa, con datos de finales del 2011 obtenidos en Barcelona y L'Hospitalet, que han sido elaborados durante el año pasado y acaban de ser publicados.

No obstante, no son pocos los que están dejando el ámbito de la electrónica y la informática para pasarse al de la alimentación, según los testimonios recogidos por este diario. Fuentes del colectivo paquistaní advierten de que, con el actual paro, las aperturas se multiplicarán.

PODIO DE NACIONALIDADES / Por nacionalidades, y en base a las encuestas realizadas por la confederación, la población china es la que regenta más comercios extranjeros de la ciudad, alcanzando el 37,63%, seguida por la paquistaní, que representa un 35,02% y muy de lejos, la india (7,84%). Muy por debajo se sitúan dominicanos, marroquís y colombianos. El podio se repite en lo que a asalariados se refiere, con más presencia aún de la comunidad china.

Más allá de esta radiografía, llama la atención la evolución en los últimos tres años. Así, mientras cada vez hay más tiendas que bajan la persiana en Barcelona por efecto de la crisis y los trabajadores autónomos descienden en general, aumentan los dedicados al ámbito del comercio y las reparaciones. Y específicamente los extranjeros, que son nueve de cada 100 autónómos de dicho sector, explica Miguel Ángel Fraile, secretario general del organismo.

El mismo responsable incide en que las administraciones deberían prestar más atención a la evolución del comercio inmigrante en la ciudad, ya que es una salida natural para los que no tienen empleo y es necesario velar por la calidad, integración y variedad del sector.

A día de hoy, la ampliación de esta oferta está tan viva que solo uno de cada cinco comercios impulsados por inmigrantes tiene más de seis años de antigüedad, el 46% tienen menos de cuatro años, y de estos, un 13% apenas unos meses.

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario