El Periódico

Venta entradas Los Secretos cabecera

DEBATE SOBRE EL ESPACIO PÚBLICO

La 'superilla' divide al Poblenou

El Ayuntamiento de Barcelona reconoce que quedan problemas por resolver en esta prueba piloto

Las quejas aluden a los cortes de circulación, la pérdida de aparcamiento y al traslado de las paradas de bus

La 'superilla' divide al Poblenou

JOAN PUIG

Los estudiantes de arquitectura trabajan en la zona de juegos infantiles en la 'superilla' de Poblenou, entre Roc de Boronat y Sancho de Ávila.

CRISTINA SAVALL / BARCELONA

Lunes, 12 de septiembre del 2016 - 17:27 CEST

Janet Sanz, edil de Ecología, Urbanismo y Movilidad en el Ayuntamiento de Barcelona, ha reconocido este lunes que aún quedan "problemas por resolver" en la prueba piloto de la 'superilla' instalada desde principios de este mes en una de las zonas más industriales de Poblenou, entre las calles de Badajoz, Pallars, Llacuna y Tànger. Esta iniciativa ha dividido a los vecinos del barrio. Las principales quejas aluden a los cortes de circulación que conlleva, a la pérdida de aparcamientos en la calle, que también afectan al comercio, y al traslado de las paradas de autobuses. Y las valoraciones positivas destacan mejoras en la calidad de vida del barrio y en el paisaje, el descenso de la contaminación, la ampliación de las actividades en una zona bastante dormida y la recuperación de la vía pública para los transeúntes y las bicicletas.

"La superilla va adquiriendo forma. Se irán comprobando las ventajas que conlleva para el barrio esta propuesta de reordenación del espacio. Habrá que revisar alguno de los funcionamientos y, si hace falta, aplicar cambios a la propuesta inicial. Nuestra voluntad es recoger las mejoras que nos piden los vecinos, todo cambio cultural implica pedagogía", ha argumentado Sanz en una rueda de prensa a pie de calle en la que, de manera espontánea, han participado vecinos, como Josep Casabatlló, para protestar por la pérdida de plaza de aparcamiento y por lo lejos que les quedan ahora las paradas de bus. "Estos cambios perjudican a mucha gente", ha asegurado Casabatlló.

Josep Casabatlló

vecino

La pérdida de plazas de aparcamiento y el traslado de las paradas de bus perjudican a mucha gente

Sanz recuerda que la contaminación es un grave problema en Barcelona. "Mueren más de 3.500 personas al año por esta causa en el área metropolitana. Estamos cumpliendo las demandas europeas para reducir la polución. Ahora, el Poblenou ha ganado más de 8.000 metros cuadrados sin vehículos. A partir de enero contruiremos más 'superilles' en el Eixample y, de nuevo, en Sant Martí. Y estamos impulsando más propuestas, como la peatonalización de la calle Gran de Sant Andreu", expone la edila.

POR UNA MOBILIDAD SOSTENIBLE

Salvador Clarós, presidente de la Associació de Veïns i Veïnes del Poblenou, considera que hay que revisar las cargas y descargas y replantearse el transporte público y el aparcamiento. "Aún es demasiado temprano para hacer un balance pero se tendrán que corregir algunas cosas", afirma Clarós, que se muestra a favor de la "movilidad sostenible" que aporta la 'superilla'. Entre otras medidas, destaca que en la media calzada por la que los coches del barrio pueden transitar no se puede superar los 10 kilómetros hora.

"Queremos calles más habitables, con menos contaminación, menos ruido y mayor seguridad para los niños, y más espacios para los transeúntes y los ciclistas", defiende Clarós. Para su entidad vecinal, la coincidencia con las obras de la calle de Pere IV y de la plaza de les Glòries plantea dudas sobre si es "adecuada" la elección de lugar para esta prueba piloto, ya que el tráfico se concentra en otras calles, como algunos tramos de Tànger.

Ignaci Jané

gerente de automoción

Mis clientes se vuelven locos dando vueltas con el coche. Ya he perdido algunos. Si estos sigue así, tendré que reducir la plantilla

"Saber por dónde se puede circular es un poco caótico. Mis clientes se vuelven locos dando vueltas con el coche. Ya he perdido algunos, y si esto sigue así tendré que reducir la plantilla", lamenta Ignaci Jané, gerente de una empresa de venta y reparación de coches. El pasado domingo ya hubo un percance con un bus de la línea 42. El conductor tuvo que dar marcha atrás para sacar el vehículo tras percatarse de que no podía circular por esa zona.

Albert Martínez

VECINO

Muchas personas están en contra por intereses privados. La 'superilla' es una gran mejora para el barrio

Albert Martínez, vecino del barrio, interviene para informar de que hay empresas que se aprovechaban de que en estas calles no hay parquímetros municipales. "Hay un negocio de furgonetas, que las aparcaban en la calle. Se apropiaban del espacio público", cuestiona. Según Martínez, este área de Poblenou estaba pendiente de mejoras urbanas. "Muchas personas están en contra por intereses privados. Si se analiza el antes y el después, la 'superilla' es una gran mejora para el barrio", agrega el vecino.

Laura Esquius, estudiante de Arquitectura, defiende que a largo término este proyecto será un éxito. "Barcelona no puede ser una ciudad exclusiva para los coches. Si trazamos un mapa de zonas con vehículos, todo es de color rojo. Una 'superilla', en el fondo, recupera la idea de Cerdà de ganar espacio público para el disfrute ciudadano", piensa la joven universitaria.

Laura Esquius

ESTUDIANTE DE ARQUITECTURA

Barcelona no puede ser una ciudad exclusiva para coches. Este proyecto recupera la idea de Cerdà de ganar espacio público para el disfrute ciudadano

En cambio, unas 20 empresas y unos 70 vecinos cercanos a la supermanzana han firmado una carta que el pasado viernes se envió a Colau. En ella piden que todo vuelva a como estaba antes argumentando problemas de tráfico, pérdidas de ventas y molestias a la vecindad. Eli Flo, del restaurante Sopa, no lo comprende. «No entiendo tanta protesta. El paisaje y la vida han mejorado sin duda, aunque tal vez no sea la principal urgencia del barrio».

.

La oposición politiza la 'supermanzana'

CiU y PP mantienen una postura drástica al exigir al gobierno municipal que rectifique y retire la 'superilla' del Poblenou por los problemas generados a los vecinos y por las prisas con la que se ha desarrollado el proyecto. Ciutadans se muestra más comedido y da dos meses de prueba a la supermanzana antes de pronunciarse.

Joaquim Forn, portavoz de CiU en el Ayuntamiento de Barcelona, considera que es una "chapuza" que afecta a los vecinos. "La obsesión antivehículo privado del gobierno de Ada Colau ha provocado que la implantación se haya centrado en la movilidad". Forn advierte que ahora costará sacar adelante nuevas iniciativas por el "rechazo social generado por esta supermanzana".

Jordi Martí, consejal de CiU, teme que si se aplica este modelo de 'superilles' Barcelona se colapsará, "provocando una ruptura en el modelo urbanístico que ha caracterizado la ciudad en las últimas décadas".

Alberto Fernández, líder del grupo municipal del PP, asegura que esta iniciativa urbanística es un "superfollón fruto de la improvisación".

El ahora delantero del Milan recordó que "me perjudicó la comparación con Messi, Leo solo hay uno"